Tres estudiantes de un liceo de Santiago que realizan una huelga de hambre en el marco del conflicto educacional que llevan a cabo los jóvenes desde mediados de mayo por una mejor educación pública fueron trasladadas esta noche a un centro asistencial debido a una descompensación de salud.

Así lo confirmó a Radio Cooperativa el padre de una de las niñas, Sergio Yáñez, quien precisó que las tres chicas fueron atendidas en el Hospital San Borja Arriarán.

Las alumnas se habían trasladado este miércoles desde el Liceo Darío Salas hasta el frontis de la casa central de la Universidad de Chile para seguir allí la medida de fuerza que iniciaron el pasado 22 de julio.

Yáñez, que también realiza la huelga de hambre junto a las jóvenes, aseguró que "como espíritu no hay ninguna posibilidad de bajarse todavía" del ayuno.

En tanto, el vocero de las huelguistas, Cristián Silva, explicó a los periodistas que las menores se mantienen en un delicado estado de salud, pero que "una vez que sean estabilizadas" por los médicos regresarán para seguir con la medida de fuerza.

Los estudiantes, movilizados desde mediados de mayo, solicitan al Gobierno que se congele el envío al Congreso de los proyectos de ley relativos a la educación, que se asegure la transparencia en el diálogo, que se aplace la fecha de cierre del primer semestre universitario -programada para el 7 de octubre-, y que no se entreguen recursos públicos a las instituciones que lucran.

Este jueves los estudiantes volvieron a movilizarse en Santiago, manifestaciones que dejaron como saldo 50 detenidos y 24 policías heridos, dos de ellos graves, cuando cientos de encapuchados se enfrentaron con carabineros.

La información la entregó esta noche la intendenta (gobernadora) de la región metropolitana de Santiago, Cecilia Pérez, quien estimó en 60.000 los participantes, mientras los organizadores dijeron que habían reunido más de 100.000 personas.