El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se trasladó de Estados Unidos, donde participó de la asamblea anual de la ONU, a Brasil para un nuevo chequeo del cáncer linfático que le fue detectado hace un año, informó hoy una fuente oficial paraguaya.

El director de Información del Palacio de Gobierno, Rubén Penayo, explicó a Efe que Lugo se encuentra en el hospital Sirio-Libanés de la ciudad de Sao Paulo junto con su médico personal, Jorge Querey, para una serie de pruebas que pueden durar todo el viernes.

En Sao Paulo, el hospital emitió un escueto comunicado en el que confirmó que Lugo ingresó hoy "para la realización de exámenes de rutina".

Según el Sirio-Libanés, el equipo médico que acompaña al mandatario está bajo la coordinación de los doctores Frederico Costa, Yana Novis, Júlio César Marino, Elbio Damico y de su médico personal.

El jefe de Estado retornará este sábado a Asunción en horario que aún no está definido y reanudará sus tareas oficiales este lunes, indicó la fuente paraguaya.

Desde la detección de la enfermedad, en agosto de 2010, Lugo, de 60 años, ha pasado por seis sesiones de quimioterapia en su país y en el Sirio-Libanés, al que acude con cierta periodicidad para el seguimiento de su tratamiento.