El principal líder de la oposición de Zambia, Michael Sata, ha ganado las elecciones presidenciales del pasado martes tras imponerse en la urnas al actual jefe de Estado, Rupiah Banda, anunció hoy la Comisión Electoral de Zambia (CEZ).

Verificados los resultados en 143 de las 150 circunscripciones electorales, Sata, del Frente Patriótico (PF), logró 1.150.045 votos (43 por ciento), mientras que Banda, del Movimiento para la Democracia Multipartita (MMD), obtuvo 961.796 votos (36 por ciento).

Aunque faltan siete circunscripciones por computar, el número de electores registrados en esos lugares es menor que el número de votos que separa a ambos candidatos, precisó la CEZ tras un recuento que se vio marcado por disturbios en algunas ciudades.

El líder del PF, que venció tras presentarse por cuarta vez a unos comicios presidenciales, había sido derrotado en 2008 por el propio Banda, que en aquella ocasión ganó sólo por dos puntos.

Apodado "Rey Cobra" por su agresividad verbal, Sata, que disfruta de popularidad entre los desempleados y los pobres de las zonas urbanas, se ha caracterizado en el pasado por criticar las inversiones de China en Zambia, primer productor de cobre de África.

Además, el ganador de los comicios, nacido en 1937, ha llegado a declararse admirador de las polémicas políticas del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, en favor de requisar tierras a los hacendados blancos.

"Mugabe -señaló en 2006- no ha hecho nada malo. Son los imperialistas (...) los que dicen que es un villano".

Por eso, los observadores están muy atentos al rumbo que puede tomar el país africano bajo el mando de Sata, que volvió este martes a verse las caras en la urnas con Banda y otros ocho aspirantes opositores sin opciones de victoria.

Los analistas nacionales e internacionales habían pronosticado un resultado electoral apretado en Zambia.

Banda optaba a un segundo mandato, tras acceder al poder en 2008, cuando ganó unas elecciones especiales convocadas por la muerte del entonces presidente y líder del NMD, Levy Mwanawasa.

El líder del NMD basó su campaña en el rápido crecimiento económico del país -el año pasado superó el 7 por ciento- bajo su mandato, gracias al encarecimiento de los precios del cobre, que han atraído inversiones para el sector minero, especialmente de China.

Sata, por su parte, acusó a Banda de alentar la corrupción y no ser capaz de distribuir los beneficios del crecimiento económico entre los zambianos.

Pese al despegue económico del país, antigua colonia británica, el nivel de pobreza sigue siendo muy elevado, con casi el 70 por ciento de la población viviendo con menos de un dólar al día.

Esa situación podría explicar, según algunos expertos, las largas colas vistas el pasado martes a la entrada de los colegios electorales.

Las elecciones han estado supervisadas por observadores internacionales de la Unión Europea (UE) y la Unión Africana (UA).

La jefa de la delegación de UE, la eurodiputada española María Muñiz, declaró el martes a Efe por teléfono que, en función de los informes de los observadores europeos, la jornada electoral transcurrió "de manera pacífica, transparente y correcta".