Ecuador quiere aprovechar la presencia de delegaciones y jefes de estado en la ONU para promover un ambicioso proyecto ambiental de defensa de una reserva natural que ha recibido pocos aportes de la comunidad internacional, dijo el viernes la ministra de Patrimonio, María Fernanda Espinosa.

"Es un momento político del más alto nivel para reposicionar, relanzar y recordar a la comunidad internacional que tienen un compromiso con Ecuador", dijo la ministra en entrevista con el canal Ecuavisa, desde Nueva York.

Dijo que el presidente Rafael Correa tiene prevista también una reunión con el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, Ban Ki-moon. El mandatario se encuentra en Nueva York con motivo de la reunión anual de la Asamblea General, aunque no hablará ante el foro.

Además tendrá reuniones con representantes de la sociedad civil, filántropos y organizaciones sociales.

En defensa del medio ambiente, Correa propuso en 2007 a la comunidad internacional que aporte 3.600 millones de dólares a cambio de evitar la explotación de 846 millones de barriles de petróleo pesado en una reserva natural de la amazonia. El proyecto contempla crear un fideicomiso con esos fondos para programas medioambientalistas.

Como meta inicial, este país esperaba contar con 100 millones hasta diciembre, pero ha recaudado 1,66 millones de dólares.

La ministra Espinosa atribuyó los bajos aportes a "la crisis financiera" que ha golpeado a los que se esperaba que fueran sus principales socios.

Explicó que cuando Ecuador propuso el proyecto denominado Yasuní-ITT "no conocíamos que la crisis financiera iba a golpear a los principales socios, que han sido los gobiernos europeos".

Ecuador tenía ofertas de aportes económicos de España, Italia, Francia, Alemania, entre otros.

"No conocíamos ese momento la fuerte crisis que lamentablemente azota a la economía española, no conocíamos cuál iba a ser el contexto internacional", señaló.