El gobierno boliviano pretende recaudar siete millones de dólares al año con un nuevo impuesto a las bebidas alcohólicas que se destinará a financiar un fondo de incentivo a la producción y consumo de leche en la población.

"Los bolivianos consumen más cerveza que leche. El consumo de cerveza crece un 10% al año mientras que el de leche no se mueve", dijo la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, impulsora la iniciativa.

El proyecto de ley fue aprobado por la Cámara de Diputados el jueves y el viernes pasó al Senado para su ratificación. Impone un gravamen de 10 centavos de boliviano por cada litro de cerveza producido y hasta 1,3 bolivianos (2 centavos de dólar) a los licores.

El fondo financiará programas que fomenten el consumo de leche y mejorará la producción de las industrias lácteas que hoy funcionan al 60% de su capacidad por una lenta expansión de la demanda, dijo la ministra, quien no está emparentada con el presidente Evo Morales.

El consumo de leche en Bolivia es de 30 litros anuales por persona, frente a 61 de Colombia y Venezuela, o los 210 litros percápita anual de Estados Unidos. Un litro de cerveza cuesta el equivalente a unos dos dólares mientras que uno de leche vale 80 centavos de dólar.

El presidente Evo Morales en un discursó público atribuyó en junio el incremento de la inseguridad del país al consumo de alcohol.