El candidato presidencial opositor Hermes Binner cree que la presidenta Cristina Fernández está beneficiada por un "viento" a favor en la economía que la convierte en favorita para ganar los comicios del 23 de octubre, pese a que subsisten graves problemas como la inflación.

Binner, candidato de la coalición izquierdista Frente Amplio Progresista (FAP), afirmó a corresponsales extranjeros que uno de los principales desafíos para el ganador de las elecciones será bajar la inflación, ya que ésta es el "impuesto más injusto" para asalariados, jubilados y sectores sociales menos favorecidos.

Binner, un médico de extracción socialista, es gobernador de la provincia de Santa Fe, uno de los distritos argentinos más poblados y con mayor peso electoral. En diciembre termina su mandato de cuatro años.

Según analistas, el gobernador santafesino es el candidato con más posibilidades de crecer electoralmente en el ámbito de la fragmentada y desorientada oposición de cara al 23 de octubre, cuando la peronista Fernández busca ser reelegida en una primera vuelta, lo que en general se da prácticamente por descontando.

Al ser consultado sobre el 50% de apoyo popular del que goza la mandataria, Binner dijo que normalmente "cuando hay procesos económicos que tienen su desarrollo con distribución de favores o beneficios, o con una economía con un viento a favor, los ejecutivos ganan".

"Ésto no nos tiene que confundir, porque nada se ha hecho para disminuir la pobreza estructural en Argentina", dijo este médico de 68 años que fue alcalde de la ciudad de Rosario, a unos 300 kilómetros al noreste de Buenos Aires, entre 1995 y 2003.

Según el reporte anual del Fondo Monetario Internacional, el producto interno bruto de Argentina subirá 8% este año, el segundo del mundo detrás de China.

Pero Binner cuestionó la idoneidad de planes sociales que actualmente ayudan a las familias pobres pero que pueden ser "comidos" por la inflación y no servir más.

Criticó que el gobierno haya dejado de lado el problema de la subida de los precios. "Ellos dicen que la economía está basada en un proceso de inflación alta. Pero (...) Dilma (Rousseff, presidenta de Brasil) se agarraba la cabeza porque tiene un 6% (de inflación). Que nosotros estemos en un 24 o 25% es preocupante", afirmó.

Afirmó que el FAP propone políticas que permitan en tres años llegar sin brusquedad "a un dígito".

El gobierno y los analistas privados difieren sobre el valor real de los precios. Los datos oficiales están bajo sospecha desde que el gobierno intervino en 2007 el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

El INDEC dijo que la inflación de agosto fue de 0,8%, mientras las mediciones privadas daban 1,87%. Los analistas creen que la inflación en 2011 estará por encima del 20%, más del doble de lo que estima el gobierno.

Binner dijo no tener encuestas que midan su apoyo electoral e insistió en que es candidato porque tiene "vocación para gobernar" y está preparado por una buena gestión en Santa Fe.

En las primarias abiertas y obligatorias de agosto para elegir a los candidatos presidenciales --que funcionaron como una gran encuesta nacional-- Fernández obtuvo más del 50% de apoyo. El radical Ricardo Alfonsín logró 12,20%, el ex presidente Eduardo Duhalde (del peronismo disidente) 12,12% y Binner 10,18. El gobernador obtuvo más respaldo del esperado.

Binner, que consideró positivas algunas medidas del gobierno, también consideró que es urgente "salir del momento de crispación" que ha generado el ejecutivo al no favorecer el diálogo.

Además criticó la impunidad en la justicia, el excesos de subsidios para la economía y el deficiente funcionamiento del Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.