El ex árbitro ecuatoriano Byron Moreno fue sentenciado el viernes a dos años y medio de prisión por tráfico de heroína.

Antes de escuchar la sentencia en un tribunal federal en Brooklyn, Moreno se disculpó con su familia e imploró por clemencia.

"Estoy muy arrepentido, desde el fondo de mi corazón", sollozó Moreno.

Moreno, de 41 años, encaraba una sentencia mínima de tres años y medio, pero su abogado argumentó que merecía clemencia en parte porque ha sido un recluso modelo desde su arresto en septiembre de 2010. El ecuatoriano incluso creó un programa de fútbol en una cárcel federal en Brooklyn.

El juez Edward Korman aceptó imponerle un castigo menos severo a Moreno después que la fiscalía dijo que no se opondría.

Moreno se metió en aprietos en el aeropuerto internacional John F. Kennedy al llegar en un vuelo desde Ecuador. Durante una revisión de rutina, se puso "visiblemente nervioso" y un agente de aduanas sintió "objetos duros en el estómago, la espalda y ambas piernas" del acusado, según la acusación criminal.

Una revisión reveló que tenía pegadas al cuerpo 10 bolsas con más de cinco kilos y medio de heroína.

Moreno se hizo famoso en la Copa del Mundo de fútbol de 2002, cuando tuvo una polémica actuación en la eliminación de Italia 2-1 ante el anfitrión Corea del Sur en los octavos de final.

En ese partido, el ecuatoriano expulsó a Francesco Totti, al que le sacó una segunda tarjeta amarilla por una supuesta simulación en el área a los 13 minutos del tiempo extra. También anuló un gol de Damiano Tommasi a los 111 minutos, que le hubiera dado la clasificación a los cuartos de final.

Moreno será deportado a Ecuador cuando cumpla con su sentencia.