Alfred Molina comparte créditos con Taylor Lautner en "Abduction" y el veterano actor dice que trabajar con el joven astro de "Crepúsculo" resultó en una interesante forma de aprendizaje y un reencuentro con sus orígenes como actor.

"Con el paso de los años puedes llegar a perder la visión del objetivo principal", expresó Molina, de 58 años, agregando que ver a nuevas generaciones, con ímpetu y ambición, es contagioso y motivador.

"Al trabajar con Taylor Lautner y Lily Collins te ves reflejado en ellos. No me refiero al físico. Reconoces los motivos que los estimulan y los vuelves encontrar en ti mismo", explicó.

"Abduction", que se estrenó el viernes, es una cinta de acción y suspenso que le ofrece a Lautner la oportunidad de experimentar nuevos retos, más allá de su mundialmente conocido personaje de Jacob Black en la saga "Crepúsculo".

En la misma Molina interpreta al agente Burton de la CIA, que bajo una doble agenda trata de localizar a Nathan Harter (Lautner) cuando éste huye al descubrir que su realidad está basada en mentiras y misterios, y repentinamente se ve envuelto en un mundo letal de espionaje. Collins da vida a Karen, una vecina de Nathan que lo acompaña en su aventura, y con quien se involucra sentimentalmente.

En un encuentro reciente con varios medios de comunicación en Los Angeles, Molina dijo que se considera un actor afortunado, pues además de haber sido galardonado en numerosas ocasiones, ha tenido la oportunidad de interpretar papeles muy diversos y "aún quieren contratarme", manifestó sonriente.

En cuanto a los personajes que más le ha gustado interpretar, respondió en tono bromista: "Es con este tipo de comentarios con los que suelo perder amigos". Pero después permitió que las palabras fluyeran sin titubear:

"Hay un par de personajes de los cuales me siento muy orgulloso. En 'Frida', interpretando a Diego Rivera; y en 'El Hombre Araña 2', como el Dr. Otto Octavius".

Uno de sus logros al encarnar a Rivera en "Frida" (2002), junto a Salma Hayek, fue expandir las fronteras de su trabajo y mostrarlo al mercado hispano.

"Me siento con mucha suerte porque logré capturar la atención de dos públicos distintos", dijo Molina, nacido en Inglaterra de padre español.

Más allá de los papeles que tienen un lugar especial en su vida, acotó que cada personaje tiene su encanto. Por eso disfruta de cada experiencia a plenitud, y en el caso de "Abduction" especialmente las escenas de acción.

¿Su próximo proyecto? Ni él mismo lo sabe. "Nunca he tenido un plan o una estrategia... Lo único que quiero es seguir trabajando", dijo el actor.

De lo que sí está seguro es que la profesión que eligió hace más de tres décadas lo ha llenado de satisfacciones.

"¡Qué privilegiados somos los actores al hacer películas! Nos pagan por fingir, por interpretar un personaje. Eso es fantástico", concluyó.