La extraordinaria vida de Nasir Abas, un musulmán que pasó de perpetrar atentados a ejercer de informador de la Policía, se ha convertido en un cómic en Indonesia que pretende sentar un nuevo modelo de lucha contra el terrorismo.

"Kutemukan makna jihad" (He encontrado el significado de la yihad') narra las peripecias de Abas y, sobre todo, la lucha interna que afrontó para dejar las armas y combatir a sus correligionarios.

Su arrepentimiento ocurrió tras su detención en 2003, aunque él asegura que la conciencia le remordía desde hacía tiempo por las incontables muertes de "civiles inocentes" que había causado.

"Estoy en desacuerdo con la operaciones (violentas) en áreas civiles, van contra las palabras de la yihad (guerra santa)", apunta el exterrorista de 42 años.

Su conversión lo llevó a colaborar con la Policía y a participar en un programa del Gobierno de Indonesia para la reinserción de integristas con el que ha visitado a centenares de presos.

No obstante, Abas creía que todavía era necesaria una labor de prevención entre la juventud.

"La finalidad del cómic es incrementar los esfuerzos educativos para contrarrestar la propagación de las soflamas de los integristas", señala a Efe Praga Adidhatama, la portavoz de la ONG Lazuardi Birru, responsable de la publicación.

"En esta primera edición hemos lanzado diez mil copias que repartiremos en escuelas, bibliotecas, mezquitas, universidades y librerías con el objetivo de que caiga en manos de chicos de entre 14 a 24 años que se sientan tentados por la llamada del radicalismo", agrega la indonesia.

El relato comienza en la adolescencia de Abas y cuenta cómo abandonó la casa familiar para unirse a los muyahidines en Afganistán que combatían la invasión de la Unión Soviética.

Allí desarrolló sus habilidades de guerra que, más tarde, le sirvieron para escalar posiciones en el entramado terrorista del Sudeste Asiático.

A través de las viñetas se ve a Abas instruyendo a varios terroristas que perpetraron los atentados en la isla de Bali en 2002, en los que murieron 202 personas, la mayoría turistas.

Después aparece en el sur de Filipinas al frente de un campamento militar que formaba a los miembros del grupo islamista Yemaa Islamiya, el eslabón de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Su historia ha generado una controversia en Indonesia, el país con más musulmanes del mundo, entre sus defensores y sus detractores.

"Yihad significa guerra para sostener la religión, cualquiera que crea realmente la ley islámica tiene que luchar, Abas se ha entregado solo para sobrevivir" asegura el indonesio Tahirdin en un foro islámico.

Nasir Abas no es el único protagonista del cómic, su historia se entrelaza con las de otros personajes anónimos que perdieron a sus seres queridos en atentados perpetrados por los islamistas en los últimos años en Indonesia.

Es el caso de Iwan Setiawan, cuya mujer embarazada falleció en el atentado con coche-bomba que estalló ante la embajada de Australia en Yakarta en 2007.

La presidenta de la Fundación para la Ayuda Legal en Indonesia, Erna Ratnaningsih, considera que este cómic "una persona puede aprender el funcionamiento de los patrones del terrorismo y comprender cómo alguien que busca el significado de la religión puede convertirse en un terrorista".

"Gracias a sus viñetas, es muy fácil de leer pero los asuntos que trata son muy serios, de esta manera los jóvenes pueden entender el significado de la yihad y prevenir a las víctimas de aquellos que caen del lado de los agresores", añade Ratnaningsih.

Por Paula Regueira Leal