El tenista austríaco Thomas Muster, ex número uno del mundo, anunció que cuelga definitivamente la raqueta a los 44 años, un año después de haber vuelto al circuito profesional tras casi once años apartado del tenis y lograr la hazaña de entrar en la clasificación ATP.

"Viena será definitivamente mi última aparición en un torneo de la ATP", dijo el jugador sobre su participación en la competición que empieza el 22 de octubre.

El veterano tenista, considerado uno de los mejores jugadores sobre tierra batida de la historia, ocupa actualmente el puesto 847 de la ATP tras su vuelta a las pistas hace un año, un tiempo en el que ha ganado dos partidos.

El último encuentro en el que logró vencer fue en el torneo de Todi (Italia) el 13 de septiembre pasado, cuando se impuso al argentino Leonardo Mayer, número 119 del mundo.

"La edad cuenta", afirmó Muster, que subrayó que había visto "sus límites físicos" en la competición, y además, quería tener más tiempo libre para dedicárselo a su familia.

El año pasado cayó en primera ronda del torneo de Viena, en la que fue su vuelta a la competición, contra su compatriota Andreas Haider-Maurer, aunque su derrota no le privó del aplauso de las casi 9.000 personas que abarrotaban el pabellón municipal donde se disputa la competición.

Muster es el tenista austríaco más exitoso de la historia con 44 títulos del circuito ATP, entre ellos un Roland Garros en 1995, y fue número uno del mundo durante seis semanas a comienzos del año 1996.