Para Sylvia Guzmán las ciudades santuario sólo añaden otra capa al problema de la inmigración ilegal, dilatan una solución efectiva al mismo e incrementan la sensación de inseguridad entre muchos texanos, dijo la hispana perteneciente al Tea Party en Texas y cofundadora de la organización ''Amigos de Patriots''.

Guzmán rubricó una carta del Tea Party en Texas al gobernador Rick Perry para exigirle que reactive la iniciativa de ley que eliminaría las ciudades santuario en Texas y avance el resto de propuestas legislativas relacionadas con los inmigrantes en el estado.

Como ella, otros latinos están participando en actividades de los 212 grupos del Tea Party existentes en el estado de Texas, segundo en presencia de estos grupos después de California con 238. Los movimientos Tea Party comulgan con sus ideas básicas tales como preservar la Constitución de Estados Unidos, los valores judeo-cristianos, la salud fiscal y "una nación fuerte y segura".

''Me afilié por mi preocupación por resguardar la Constitución y asegurar que prevalecieran los valores tradicionales y conservadores, que Dios sea integrado a la ecuación del ejercicio del poder para conservar la libertad y evitar el avance del socialismo'', explicó a AOL Latino esta estadounidense en segunda generación.

Ayer, a través de la organización ''Bases de América, nosotros el pueblo'' (Grassroots America We the people) y el comité asesor legislativo del Tea Party, su presidenta JoAnn Fleming le exigió al aspirante presidencial republicano que regresara a Texas y terminase los asuntos inconclusos sobre esas iniciativas de ley que no fueron aprobadas en las sesiones de emergencia en la legislatura estatal en mayo pasado.

La influyente miembro del Tea Party en Texas que encabeza un grupo al que ciertos opositores llaman ''talibanes republicanos'' en la ciudad de Tyler, también le pidió a Perry que aclarara su actual posición sobre la inmigración ilegal.

Fleming, apoyada por otros grupos afiliados al Tea Party, envió una "segunda carta abierta" a Perry en la que expresa su decepción por el fracaso de las iniciativas de ley antiinmigrantes y lo exhorta a que use ''su poder para llamar a sesión a la Legislatura y demandar que completen el importante trabajo que prometieron a sus votantes''.

Le recuerda en la misiva al mandatario estatal que de acuerdo con una encuesta de la Universidad de Texas y el Texas Tribune entre 800 votantes registrados, éstos consideraron que "la inmigración ilegal era el problema más importante que enfrentaba Texas y la falta de seguridad fronteriza constituía el segundo problema más grave".

La carta abierta señala a Perry que en ese sondeo, el 69% de los encuestados indicó que se oponía a las ciudades Santuario que "evitan la aplicación de las leyes migratorias"; el 87% de la población encuestada y 71% de los hispanos entre ellos favorece la aplicación del mecanismo legal "e-verify" a los empleados -consultando una base de datos federal- para determinar su condición migratoria, precisa en su texto.

Los firmantes de la comunicación no lo hacen responsable del fracaso legislativo de las mociones de ley anti inmigrantes, pero le recuerdan que la iniciativa está en su lado.

Sobre ello, el profesor de la Universidad Metodista del Sur (SMU, en inglés) y experto en política de Texas, Cal Jillson, opinó que ''Perry no habló sobre ni defendió la iniciativa contra las ciudades Santuario y no lo hizo porque había inversionistas y donantes a su campaña por la gubernatura que hubiesen sido afectados por esa legislación. Son las industrias de la construcción y de alimentos donde se necesita la mano de obra barata de los inmigrantes''.

Aseguró el académico que por esa razón Texas siempre ha sido más benévolo para recibir a inmigrantes indocumentados, comparado con Arizona, porque necesita de esos trabajadores.

Jillson comentó que ante esa situación Perry ha sido cauteloso cuando habla de la seguridad fronteriza: ''evita hablar agresivamente de cerrar la frontera, y solo menciona la necesidad de reforzar su seguridad'', dijo.

Sobre los latinos y su afiliación al Tea Party, Jillson consideró que algunos hispanos se sienten atraídos hacia esa organización conservadora porque creen en ideas similares en cuanto a la familia, se oponen al aborto, son mayormente católicos y abogan por la limpieza fiscal, entre otros principios tradicionales.

''Sin embargo, creo que en Texas los hispanos tienden a ser demócratas más que republicanos en una proporción de 65 a 35. Esto, en mi opinión, se reflejará en la misma medida en las elecciones de 2012'', indicó a AOL Latino.

En cuanto a Sylvia Guzman, estadounidense de segunda generación y descendiente de guatemaltecos, mexicanos y españoles, garantizó que seguirá su activismo para ''mostrar el panorama político completo a los hispanos, para que sepan que se les está mintiendo al tenerles en suspenso una posible ciudadanía o una amnistía como si fuera una zanahoria sólo para conseguir el poder a través de sus votos''.

El año pasado, ella participó como oradora en un mítin anti inmigrante en la ciudad de Farmers Branch, un suburbio de Dallas, donde fracasó un intento de instituir una ordenanza que prohibiría rentar viviendas a inmigrantes indocumentados.

Yolanda González Gómez. Periodista con más de 20 años de experiencia como reportera, corresponsal y columnista.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino