El representante de la ONU para Libia, Ian Martin, señaló hoy que la recién creada Misión de Apoyo de la ONU en Libia (UNSMIL) ya está preparada para iniciar su trabajo en el país norteafricano.

"Los tres meses iniciales nos darán la oportunidad de ofrecer asistencia y asesoría inmediata al Consejo Nacional de Transición (CNT), así como de vincularnos con la sociedad civil", indicó Martin durante una conferencia de prensa hoy en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Agregó que ello permitirá a UNSMIL que cuando proponga "al Consejo de Seguridad la prolongación de la Misión, la oferta refleje los deseos más genuinos de los libios".

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado viernes la resolución 2009 sobre Libia, que sustituyó a las adoptadas al inicio del conflicto hace seis meses, estableció una misión política del organismo multinacional sobre el terreno y adaptó a la nueva situación medidas anteriores como el embargo de armas y el bloqueo de bienes.

Ese documento contiene los detalles de la ayuda inmediata de la ONU a las autoridades de transición libias de cara a la celebración de elecciones y la redacción de una constitución, además de establecer los pasos para desbloquear millones de dólares congelados desde hace meses.

Asimismo, estableció la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) por un período inicial de tres meses, con el mandato de, entre otros objetivos, "entablar un diálogo político sin exclusiones, propiciar la reconciliación nacional y emprender el proceso constituyente y electoral", según la resolución.

Martin informó de que viajará a Trípoli esta semana y que de inmediato la misión iniciará su actividad en las áreas donde se ha solicitado el apoyo de la ONU, como la organización de elecciones, la asesoría para la protección de la seguridad pública y la justicia durante la transición.

El jefe de la UNSMIL reiteró el apoyo de la comunidad internacional al Consejo Nacional de Transición libio, al tiempo que reiteró que la Libia post Muamar el Gadafi "se enfrenta a numerosos desafíos, pero los afronta de forma positiva".

Así destacó el compromiso del CNT de construir un estado democrático respetando los derechos humanos y el imperio de la ley, además de tener entre sus objetivos la reconciliación nacional.

También se refirió a que "la comunidad internacional, después de las divisiones que haya tenido en el pasado ahora apoya plenamente al CNT", que ya tiene un sitio en Naciones Unidas y cuya nueva bandera ondea entre las de los otros 192 estados miembros del organismo multilateral.