Un remolcador logró volver a conectar un cable de remolque a una barcaza que transporta decenas de miles de galones de combustible, que había quedado a la deriva frente a la costa oeste de Alaska, informó el miércoles la Guardia Costera.

El suboficial de marina Jonathan Lally informó que el remolcador Sinuk de 25 metros (85 pies) logró engancharse a la barcaza cuando los vientos bajaron. El remolcador está llevando al buque de 52 metros (173 pies) hacia su destino original cerca de Nome.

Lally dijo que no hay reporte de daños en la barcaza.

El remolque había protegido a la barcaza en la madrugada después de que ésta se soltó el martes en medio de olas de 4,5 metros (15 pies) y vientos que alcanzaban 74 kilómetros por hora (46 millas).

El buque operado por Crowley Marine transporta 140.000 galones (530.000 litros) de combustible aéreo evaluó la situación el miércoles temprano y mantiene una estrecha comunicación con el remolque.