El gobierno provincial de Punjab puso bajo arresto domiciliario a un importante miliciano islamista acusado de docenas de asesinatos pero a quien dejaron salir de la prisión hace dos meses, informó el jueves la policía.

El oficial de policía Sohail Chatta dijo que el gobierno provincial expidió el miércoles una orden de arresto de 10 días contra Malik Ishaq debido a que estaba exacerbando las tensiones entre grupos musulmanes sunitas y chiítas.

Otro oficial dijo el jueves que Ishaq había instigado el odio hacia los chiítas en discursos en público. El funcionario habló a condición de no ser identificado por carecer de autorización para hacer declaraciones.

Ishaq es fundador del proscrito grupo extremista Lashkar-e-Jhangvi. Salió libre de prisión en julio después de 14 años debido a que no había suficiente evidencia contra él.

En el norte de Pakistán, cinco personas murieron el jueves en una explosión cuando un camión que llevaba combatientes contra el Talibán chocó con una bomba colocada al costado de un camino en el norte de Pakistán cerca de la frontera con Afganistán, informó un funcionario del gobierno.

Otro vehículo sufrió daños y varias personas resultaron heridas en el atentado, que ocurrió en el área de Chamarkand en la región tribal de Bajur, dijo Adalat Khan, un administrador local de la región. Tres de los muertos eran hombres que han tomado las armas para luchar contra los talibanes y al parecer la bomba estaba dirigida a ellos, dijo Khan.

El gobierno ha alentado a la formación de milicianos antitalibanes, conocidos como lashkars, y sus integrantes son reiteradamenta atacados por los milicianos.

A Bajur se le considera un bastión de milicianos extremistas, donde la violencia ha persistido desde el año pasado, cuando los militares afirmaron que habían vencido a los milicianos talibanes de al-Qaida después de más de un año de combates.

El ejército de Pakistán ha efectuado varias operaciones en la región de Bajur en un esfuerzo encaminado a derrotar a los combatientes paquistaníes del Talibán que operan en el área.

En otros lugares del noroeste, las fuerzas de seguridad mataron a tres milicianos y arrestaron a otros dos que se habían atrincherado con armas en una vivienda en Mingora, el principal pueblo del Valle del Suat, dijo el vocero militar, el coronel Arif Mahmud. Dos de los milicianos fueron eliminados por las fuerzas de seguridad durante la noche y el tercero se voló con explosivos, indicó Mahmud.

Los talibanes controlaban Suat hasta que el ejército lanzó una amplia ofensiva en el 2009. Mingora ha vivido en paz desde entonces, pero el choque con los milicianos podría significar que han regresado los milicianos.

En el sur, dos niños murieron y otros once resultaron heridos el jueves cuando un artefacto con el que jugaban hizo explosión, dijo el agente de policía Abdula Shaij.

El incidente ocurrió en la aldea de Meo Takkar, en la provincia Sindh, donde centenares de personas buscaron refugio de las inundaciones que devastaron gran parte del territorio meridional. No está claro dónde hallaron los niños el artefacto, que resultó ser una granada de mano, dijo Shaij.

____

Los periodistas de Associated Press, Sherin Zada en Mingora y Ashraf Khan en Karachi contribuyeron a este despacho.