Un grupo curdo se atribuyó el jueves un ataque con explosivos cerca de una escuela en la capital turca que dejó tres muertos y 34 heridos, informó una agencia noticiosa procurda.

La agencia noticiosa Fiat dijo que los Halcones por la Libertad de Curdistán, un desprendimiento del Partido Curdo de los Trabajadores (PKK), se adjudicaron el ataque del martes y amenazaron más atentados dinamiteros en ciudades turcas.

Los Halcones también se atribuyeron una explosión en el centro turístico mediterráneo de Kemer que hirió a 10 personas, incluidos cuatro suecos, el 28 de agosto, agregó la agencia.

El grupo amenazó más ataques en represalia por la "guerra" del primer ministro Recep Tayyip Erdogan contra los rebeldes, según Firat.

Aviones turcos han atacado supuestos blancos del PKK en el norte de Irak — donde las guerrillas mantienen bases — después que se intensificaron los ataques de los rebeldes curdos en los últimos meses. Docenas de miembros de las fuerzas de seguridad y por lo menos tres civiles murieron en ataques rebeldes desde julio.

El PKK negó tener vinculación alguna con la explosión en Ankara. El principal grupo rebelde curdo siempre se ha distanciado de los ataques violentos de los Halcones en ciudades turcas.

Poco antes, supuestos rebeldes del PKK mataron a un policía e hirieron a otro en el sudeste del país, dijeron las autoridades.

Los rebeldes dispararon contra los policías que estaban conversando con propietarios de comercios en Diyarbakir, la mayor ciudad en el sudeste turco de mayoría curda, dijo el gobernador de la ciudad Mustafá Toprak. Dos civiles también resultaron heridos.

El ataque se produjo un día después que rebeldes turcos mataron a un soldado y dos guardias en una emboscada en la provincia oriental de Van, según la oficina del gobernador provincial. Horas antes, 2.000 soldados turcos lanzaron una operación contra los rebeldes curdos en la provincia montañosa de Tunceli, más al oeste, y bases rebeldes en el norte de Irak.