Venezuela ocupó el jueves el centro de atención de expertos, políticos y empresarios en el sur de la Florida. Y el cáncer que padece el presidente Hugo Chávez fue el principal tema de análisis en una conferencia organizada por la Universidad de Miami.

Un grupo de académicos, encuestadores y políticos dijo en la conferencia "¿Venezuela en transición?", organizada por el Centro de Estudios Hemisféricos de la Universidad de Miami, que la enfermedad de Chávez ha provocado una etapa de incertidumbres en la nación sudamericana, pero que hasta ahora no ha afectado de manera significativa su popularidad.

"Más que en una transición estamos en una etapa de incertidumbres", expresó el encuestador venezolano Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

"La primera incertidumbre es cuán grave es la enfermedad de Chávez. Obviamente está enfermo, la pregunta es qué tipo de enfermedad, qué tipo de cáncer tiene. No tenemos ni la más remota idea", sostuvo León.

Sentado junto a otros dos panelistas, León explicó que otras de las incertidumbres son cómo afecta esa enfermedad a la popularidad del presidente, quién lo sustituiría en caso de que fuese necesario, cómo se organizará la oposición política de cara a las elecciones presidenciales de octubre del año próximo y si Chávez entregaría el poder.

A lo largo de cerca de cinco horas los expertos analizaron frente a un numeroso auditorio la situación política de la nación sudamericana desde que Chávez reveló su enfermedad y los posibles escenarios políticos y económicos que podrían suceder frente a las elecciones generales de octubre del 2012.

Las autoridades venezolanas no suelen comentar este tipo de eventos. The Associated Press intentó comunicarse con la jefa de prensa del Vicepresidente pero no respondió las llamadas y en el ministerio de Comunicación requirieron que se enviara una carta solicitando los comentarios, que sería oportunamente respondida si alguien accedía a hacerlo.

Chávez anunció el 30 de junio desde La Habana, a través de una cadena de radio y televisión, que había sido sometido diez días antes a una operación para extirparle un tumor canceroso en la región pélvica.

En los últimos meses Chávez ha declarado en numerosas oportunidades sobre su enfermedad y tratamiento, pero no ha precisado donde le localizaron el cáncer y los pronósticos médicos.

Entre julio y septiembre el gobernante se ha sometido a cuatro ciclos de quimioterapia. El último se lo aplicó esta semana en La Habana.

La oposición venezolana ha mantenido respeto por el padecimiento de Chávez, pero recurrentemente ha exigido que debería separarse temporalmente de cargo y delegar en el vicepresidente para atender su tratamiento.

Entre los panelistas de la conferencia estuvieron, además de León, Armando Durán, columnista del diario El Nacional de Venezuela; Alejandro Grisanti, economista de Barclays Capital de Nueva York; Roger Noriega, ex subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental; John Maisto, ex embajador de Estados Unidos en Venezuela; y Carlos Romero, profesor de la Universidad Central de Venezuela.

La conferencia se realizó en un hotel de esta ciudad aledaña a Miami, ante un numeroso público que estaba integrado principalmente por empresarios, académicos y políticos, muchos de ellos venezolanos.

José Manuel Puente, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración de Caracas, coincidió con León en la incertidumbre creada por la enfermedad de Chávez.

"Nadie sabe si el presidente está realmente enfermo, cuán enfermo está, si puede recuperarse y ganar las elecciones", manifestó Puente, y aclaró que se trata de un factor "impredecible" para el futuro de su país.

Romero, por su parte, destacó que Chávez "ha manejado muy bien el tema (de su salud), lo ha convertido en un tema metareligioso".

A diferencia de León, que dijo que las encuestas no muestran cambios significativos en la popularidad del presidente, Romero indicó que la enfermedad "ha beneficiado más a Chávez" por el fenómeno de la lástima que genera en la población.

"Si él se recuperara sería también otra avalancha de popularidad", consideró.

Pero para León, cualquier cambio en la popularidad debe ser atribuido a otros factores diferentes a la salud.

"A nosotros no nos ha dado un cambio (en la popularidad de Chávez) significativo estadísticamente. Esto no quiere decir que no haya cambiado. Simplemente que los cambios no se producen tan rápido", manifestó León refiriéndose a las repercusiones de la enfermedad de Chávez en su popularidad.

Aclaró, no obstante, que la próxima encuesta saldrá el viernes.

Refiriéndose a la salud del presidente venezolano, Noriega — quien actualmente se desempeña en la empresa Visión Américas LLC de Washington, dijo que "es muy importante para todo el mundo prepararse para un mundo sin Chávez".

"Según mis fuentes su condición es muy grave y hay que pensar en una nueva realidad", declaró el ex funcionario estadounidense, sin revelar sus fuentes.

__

La periodista de la AP en Caracas, Fabiola Sánchez, contribuyó con esta información.