El multimillonario fundador de uno de los conglomerados más grandes de Arabia Saudí dijo el jueves que un tribunal de las Islas Caimán levantó una orden de congelar 9.200 millones de dólares de sus bienes, en el giro más reciente de una batalla legal en que otro conglomerado saudí denuncia haberlo defraudado en miles de millones de dólares.

Maan al-Sanea, fundador del grupo Saad, dijo en una declaración por correo electrónico que el tribunal también ordenó que Ahmad Hamad Al-Gosaibi and Brothers Co., o AHAB, abonara sus gastos legales relacionados con la orden de congelación de los fondos. Agregó que el tribunal sostendrá audiencias para evaluar otros daños potenciales.

La orden fue un capítulo más en una saga legal librada por lo menos en cuatro jurisdicciones, que comenzó en el 2009 entre al-Sanea, importante accionista de HSBC que está vinculado por casamiento con el patriarca de Al-Gosaibi, y AHAB.

La familia al-Gosaibi, que controla AHAB, ha dicho en varios casos judiciales que al-Sanea la defraudó en más de 9.000 millones de dólares, gran parte mediante su negocio de remesas de dinero. Al-Sanea lo ha desmentido cada vez.

En lo más severo de la crisis financiera mundial, tanto AHAB como el Grupo Saad incumplieron préstamos por unos 22.000 millones de dólares que veintenas de bancos se esfuerzan en recuperar.

"Desde que AHAB comenzó su litigio hace más de dos años, me he mostrado firme en mi rechazo total a sus reclamaciones desesperadas de que yo de algún modo defraudé a los al-Gosaibi tomando prestadas grandes sumas de dinero en su nombre por medio de su división" de remesas, dijo al-Sanea. "Tribunales de Bahrein, los Emiratos Arabes Unidos, Estados Unidos y otras jurisdicciones han rechazado sus reclamaciones".

AHAB, por su parte, dijo que al-Sanea esgrimía el fallo de las Caimán para desviar la atención de las denuncias contra él.