La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se desplomó un 4,85 % , con una caída de 1.649,93 puntos, la segunda mayor caída del año y su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), cerró en 32.369,29 puntos.

El pasado 8 de agosto, el mercado bursátil mexicano registró una jornada negra con una caída del 5,88 %, debido a la incertidumbre ante los temores de una recesión en Europa.

El peso mexicano se había depreciado un 12 % en este mes debido a la volatilidad en el mercado de divisas que buscan protección en los bonos del Tesoro estadounidense.

En la sesión bursátil se negociaron 442 millones de títulos, por los que se pagaron 10.027 millones de pesos (unos 724 millones de dólares).

En la sesión se intercambiaron títulos de 90 empresas, de los cuales cuatro ganaron, 84 perdieron y cuatro se mantuvieron sin variación.

Las mayores ganancias fueron para las acciones del Grupo Financiero Interacciones (GFINTER O), con una subida del 2,48 %; de la empresa avícola Bachoco (BACHOCO B), con un avance del 0,58 por ciento.

Las mayores pérdidas fueron para la compañía cementera Cemex (CEMEX CPO), con una caída del 12,41 %; de la Financiera Independencia (FINDEP), con un descenso del 10,84 %, y del consorcio Accel (ACCELSA B), con una caída del 10,83 por ciento.

Todos los sectores bajaron y las caídas más fuertes fueron para el financiero (-6,34 %); el industrial (-6,14 %); el de materiales (-5,85 %); el de consumo frecuente (-3,88 %) y el de telecomunicaciones (-2,69 %).