El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió hoy en la ONU que se aumente la presión sobre Israel para lograr la paz en Oriente Medio, mostró su "apoyo incondicional" a los palestinos y pidió a los israelíes que pidan disculpas a Ankara por el incidente de la Flotilla de la Libertad.

El mandatario turco aseguró ante el pleno de la Asamblea General que, si la comunidad internacional aumenta su presión sobre Israel, demostrará "claramente que (los israelíes) no están por encima de la ley", y animó a la ONU a hacer más de lo que ha hecho hasta ahora "para poner fin a la tragedia humana de los palestinos".

"El apoyo de Turquía a la solicitud palestina es incondicional. Estamos preparados para trabajar activamente y lograr una solución al conflicto entre israelíes y palestinos", explicó Erdogan en referencia a la intención de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de pedir el viernes el ingreso en la ONU.

El líder turco solicitó el reconocimiento de los palestinos en el organismo internacional y pidió a Israel que entienda que la actual situación "no puede continuar" y que "nada puede reemplazar la paz".

El primer ministro turco animó así en su intervención a las autoridades israelíes a "leer el mapa político de Oriente Medio" y exhortó "a quienes defienden a Israel a entender que la seguridad real (entre los israelíes y los palestinos) sólo puede llegar de la mano de la paz".

Erdogan habló de la "agresión" de Israel en el incidente en mayo de 2010 con la Flotilla de la Libertad, en la que murieron nueve activistas turcos en su intento por romper el bloqueo naval sobre Gaza, y pidió a las autoridades israelíes que expresen sus disculpas oficiales, ofrezcan una indemnización y levanten el bloqueo sobre la zona.

"Se trata de una extensión natural al compromiso de Turquía con la estabilidad regional", añadió el primer ministro turco, quien aseguró que su país "no desistirá en sus principios ni políticas".

Las relaciones entre Israel y Turquía pasan ahora por un bache importante tras el incidente con los barcos que intentaban llevar asistencia internacional a Gaza y que fueron abordados por militares israelíes.

La situación no mejoró después de que la ONU publicara este mes las conclusiones de un informe sobre el incidente, que señala que la actuación israelí sobre el barco de bandera turca Mavi Marvara fue "excesiva y desproporcionada", pero que acusa a algunos de los activistas de reaccionar con violencia y asegura que Turquía podría haber "hecho más" por evitar que zarpara la Flotilla.

Tras la negativa de Israel a disculparse por el incidente, tal y como sugería el informe, Turquía decidió situar al nivel más bajo posible las relaciones diplomáticas entre ambos Estados y suspender totalmente las relaciones militares bilaterales con Israel, hasta ahora un aliado estratégico.

En su intervención ante la Asamblea General, Erdogan también postuló la candidatura de Turquía para lograr un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU para el período 2015-2016 y pidió el apoyo de los Estados miembros para ello.

Asimismo destacó el apoyo que Ankara brinda en estos momentos para solventar la crisis humanitaria en Somalia y exhortó a la comunidad internacional a aumentar la ayuda humanitaria en distintos puntos necesitados del planeta.