El petróleo de Texas descendió hoy el 6,29 % y cerró en los 80,51 dólares por barril, su caída más pronunciada desde el pasado 8 de agosto, en una jornada marcada por los renovados temores a una recaída en la recesión económica mundial.

Al final de la cuarta sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en noviembre, los de más próximo vencimiento, habían restado 5,41 dólares al precio de cierre anterior.