Dos guardaespaldas murieron hoy en un atentado con tiroteo en la república norcaucásica de Daguestán, en Rusia, en el que los criminales trataron de asesinar a Magomed Nabiadeljanov, jefe del departamento de la policía del distrito de Buynaks.

Nabiadeljanov sobrevivió al atentado, mientras que sus dos guardaespaldas murieron a consecuencia de múltiples heridas de bala, informaron las autoridades policiales de Buynaks, citadas por la agencia Interfax.

Cuando el jefe policial se dirigía a su vivienda, los atacantes cerraron el paso al vehículo y abrieron fuego con fusiles de asalto y una ametralladora de mano.

"Según datos preliminares, los motivos del atentado pueden estar en la labor profesional" del coronel Nabiadeljanov, señaló una fuente policial.

También en Daguestán, un policía murió y otras 60 personas resultaron heridas hoy, 32 de ellas graves, en el doble atentado con coches bomba en Majachkalá, capital de la república.

Tras una primera explosión de un coche bomba señuelo, que no causó víctimas, los terroristas activaron quince minutos más tarde un segundo coche bomba, a una distancia de 40 metros del primero, cuando decenas de policías llegaron al lugar de los hechos.

A consecuencia de la segunda explosión, un inspector de Tráfico falleció cuando era trasladado en ambulancia a un hospital, mientras que otros 44 policías y 16 civiles resultaron heridos, tres de ellos en estado grave y 29 en estado de mediana gravedad.

Ingushetia y Daguestán, vecinas de Chechenia, son las dos repúblicas musulmanas del Cáucaso Norte donde se registra el mayor número de ataques contra policías y militares, atribuidos a los extremistas islámicos.

Sólo en 2010 unos cien policías murieron en Daguestán en atentados perpetrados en su mayoría por grupos islamistas.