El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, declaró en un nuevo libro que no agredió sexualmente a dos mujeres que lo acusan de violación y asegura que fue advertido que el gobierno estadounidense estaba tratando de tenderle una trampa.

"Julian Assange: la autobiografía no autorizada", basada en 50 horas de entrevistas con el pirata cibernético efectuadas por un autor anónimo, salió a la venta en Gran Bretaña el jueves, contra la voluntad de Assange.

Assange dice según el libro que "tal vez sea un cerdo chovinista de algún modo, pero no soy un violador".

Afirmó que sus dos acusadoras "mantuvieron relaciones sexuales conmigo voluntariamente y estaban muy contentas de salir conmigo después".

Assange, de 40 años, dijo que un contacto de la comunidad de inteligencia occidental le advirtió que el gobierno de Estados Unidos, enfurecido por la difusión de documentos secretos, estaba considerando hacerse cargo de él "ilegalmente" con acusaciones sexuales o de drogas.

Pero agregó que las acusaciones sexuales podrían ser el resultado de "un terrible malentendido".

WikiLeaks y su creador cobraron notoriedad mundial con una serie de revelaciones espectaculares de material estadounidense secreto, incluso la publicación de unos 250.000 cables secretos del Departamento de Estado.

Assange también se ha visto afectado por dificultades financieras y legales, incluso las denuncias formuladas en año pasado por dos suecas.