El juez argentino Otilio Romano, actualmente en Chile y buscado en su país por graves violaciones de derechos humanos, podría ser juzgado en Argentina porque quien comete un delito tiene que ser juzgado donde lo ha cometido, afirmó el jueves el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno.

"Los principios que defiende Chile es que los derechos humanos se respetan en todas partes y las personas que cometen delitos deben enfrentar la justicia en donde cometen ese delito", dijo el canciller Moreno en declaraciones a Associated Press en Nueva York.

Moreno añadió que espera recibir de Argentina los antecedentes del juez para valorar el caso.

Romano, que se declaró un perseguido político, llegó a Chile el 24 de agosto, en vísperas de que en su país lo formalizaran por 103 casos de violaciones de derechos humanos durante la dictadura militar argentina, 1976-1986.

El fugitivo goza de una residencia temporal de ocho meses, en libertad, a la espera de las indagaciones de la Comisión de Reconocimiento de la Condición de Refugiado.

"Esta persona entró en Chile cuando no era acusada de nada, es más, todavía seguía siendo un juez que no tenía ninguna acusación pública. Pidió asilo y se le ha aplicado la norma, y ahora tiene una visa por un máximo de ocho meses", aclaró el canciller de Chile.

Moreno añadió que en la medida que Chile reciba de Argentina los antecedentes "que muestren que esta persona está vinculada a alguna cosa, sobre todo si es algo en contra de los derechos humanos, de un delito de lesa humanidad, vamos a operar en consecuencia con esos delitos y de acuerdo a las normas que existen en Chile".

Preguntado sobre si habría una posible extradición, Moreno dijo que de momento el gobierno de Chile no recibió "ningún requerimiento de Argentina, ninguna información".

A la vez, el canciller apuntó que los mismos principios que aplica Chile en el caso del juez también valen para el caso del chileno Galvarino Apablaza, el líder guerrillero que está acusado de ordenar el asesinato en 1991 de Jaime Guzmán, líder del partido conservador Unión Demócrata Independiente.

"Y los mismos principios a nuestro juicio son los mismos que hemos planteado en su momento respecto el caso de Apablaza, que está siendo requerido por los tribunales chilenos, por una presunta participación en un delito extremadamente grave como es el asesinato de un senador y quien a nuestro juicio debería presentarse a la justicia chilena", expresó el canciller.

Por su parte, el presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo el miércoles que Chile resolverá de acuerdo al derecho la petición de asilo de Romano.

"Chile es un país respetuoso del estado de derecho. Cumple con los tratados y acuerdos internacionales y defiende, siempre, siempre, en todo lugar y circunstancias, el respeto a los derechos humanos", dijo Piñera a periodistas en Nueva York, donde hoy participó en la sesión anual de Naciones Unidas.

Piñera habló sobre este asunto durante una reunión privada que mantuvo con la presidenta argentina Cristina Fernández el miércoles por la tarde, dijeron las autoridades chilenas.