El presidente del Banco Mundial (BM) advirtió el jueves que si bien América Latina se encuentra en mejor posición que ocasiones anteriores para enfrentar una posible crisis económica, existe el riesgo de que algunos países comiencen a adoptar políticas proteccionistas ante una caída en la demanda.

Robert B. Zoellick dijo en conferencia de prensa, sin nombrar países específicos, que "será tentador para algunos países comenzar a proteger sus sectores industriales, y en ese entorno puedes comenzar a ver un ciclo de políticas que se vuelven destructivas como ocurrió en la década de los 30", refiriéndose a la Gran Depresión.

El funcionario señaló que el proteccionismo surgido justo después de la crisis financiera global del 2009 "ha disminuido parcialmente durante el último año".

Brasil elevó de 37 a 55% un impuesto a vehículos importados en junio, además de gravámenes y otros costos de importación. El ministro de finanzas Guido Mantega justificó la medida para proteger el sector industrial interno.

La conferencia de prensa antecedió a la reunión anual que este fin de semana celebrarán el BM y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que esta vez tiene lugar mientras los mercados mundiales se desploman por temores de que la economía estadounidense se ha debilitado y que Europa agrava su endeudamiento público.

Zoellick expresó su expectativa de que la demanda de productos agrícolas se mantenga alta en el futuro cercano y admitió que hay incertidumbre en cuanto a los productos minerales debido al debilitamiento reciente.

América del Sur ha experimentado un vigoroso crecimiento económico durante los últimos años gracias mayormente a la exportación de materias primas.

Zoellick explicó que las naciones latinoamericanas tienen en general menor endeudamiento, mayor capacidad para manejar problemas fiscales, políticas monetarias efectivas y tipos de cambio flexibles pero "nadie estará inmune a las turbulencias, así que queremos trabajar con los (gobiernos) latinoamericanos para beneficiarse de las medidas que han adoptado. Ellos también están preocupados con lo que ocurre en Estados Unidos y Europa".

Zoellick advirtió que la situación de las economías emergentes, grupo que incluye a las naciones latinoamericanas, podría estar empeorando debido a las dificultades en Europa y mencionó como ejemplo que "desde agosto hemos visto un incremento en las primas de riesgo para los bonos de mercados emergentes, sus valores de mercado han descendido como los de mercados avanzados y los flujos de capital han decrecido sustancialmente".

"Una caída en la demanda doméstica de los países en desarrollo significaría que perderíamos sus motores económicos como conductores de la economía global", agregó al precisar que las economías emergentes han proporcionado cerca del 50% del crecimiento economómico global de los últimos años.

___

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo