El número de solicitudes de beneficios por desempleo bajó la semana pasada, aunque no lo suficiente como para indicar una mejora en el mercado laboral, informó el Departamento de Trabajo el jueves.

Las solicitudes se redujeron en 9.000 a 423.000, ajustado por estacionalidad. El promedio de cuatro semanas, un índice menos volátil, aumentó por quinta semana consecutiva a 421.000.

La tendencia ascendente podría indicar que los empleadores empiezan a despedir trabajadores por temor a un debilitamiento de la economía. Los economistas sostienen que el problema principal es la escasez de empleos para los 14 millones de parados.

Las solicitudes deben caer en general a menos de 375.000 para indicar un crecimiento del mercado laboral sostenido. No han caído tan bajo desde febrero.

"Septiembre se perfila como otro mes difícil para el mercado laboral", dijo el economista Ryan Sweet, de la firma Moody's Analytics.

Un mayor número de solicitudes de beneficios por desempleo podría sugerir que más empresas han recurrido a la contracción de sus plantillas ante los crecientes temores de que la economía esté perdiendo fuerza.

La empresa Pacific Biosciences of California Inc. anunció el miércoles que despedirá a 130 empleados, el 28% de su fuerza laboral. La semana pasada, Bank of America Corp. indicó que eliminará 30.000 puestos de trabajo.

Empero, los economistas sostienen que el problema principal es que hay menos puestos de trabajo disponibles para los 14 millones de personas que están en el paro.