El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, Roberto Rivas, fue acusado hoy por un grupo de abogados opositores ante el Ministerio Público por supuesto "enriquecimiento ilícito", según anunció el propio grupo demandante.

La denuncia, que fue interpuesta por el llamado Grupo de Ciudadanos y Abogados Democráticos, críticos con el Ejecutivo, fue recibida por el fiscal electoral, Armando Juárez.

Los denunciantes acusan a Rivas, a su esposa, Ileana Delgado, a la hija de ambos, Stephanie Rivas, y a una de sus asistentes, Bertha De la Peña, de incrementar su patrimonio "de una manera exorbitante y sin justificación alguna".

Lulio Marenco, Gustavo García, Irving Dávila y Jaime Chavarría, quienes interpusieron la acusación, señalaron a Rivas de poseer, a través de cuatro sociedades anónimas, valiosos bienes de forma "dudosa, irregular e ilícita".

Entre las posesiones de Rivas, cuyo salario mensual es de 5.000 dólares, los demandantes mencionaron un islote frente al astillero El Diamante en la colonial ciudad de Granada y una casa de verano en playa Hermosa, en el Pacífico de Nicaragua.

Además, los demandantes afirman que supuestamente ha comprado tres aviones valorados en 3,5 millones de dólares y que es propietario del condominio Vista Hermosa en Costa Rica, valorado en 6 millones de dólares.

Gustavo García dijo al fiscal Juárez y en presencia de periodistas que el supuesto enriquecimiento ilícito de Rivas podría estar "vinculado con posible lavado de dinero".

García criticó a Rivas, magistrado del CSE desde 1995 y presidente de ese Poder del Estado desde 2000, por oponerse a publicar su declaración de probidad.

Por su parte, Marenco, otro de los abogados acusadores, recordó que en agosto de 2009 denunciaron ante el Ministerio Público a Rivas por los delitos de "fraude, peculado, malversación y defraudación aduanera", pero la Fiscalía de cuentas resolvió no ejercer acción penal en ese caso.

Explicó que la demanda interpuesta hoy fue por "enriquecimiento ilícito" en contra de Rivas, su esposa, su hija y una colaboradora, a quien responsabilizaron por la compra de propiedades.

"Es un absurdo que Roberto Rivas tenga condominios en Costa Rica valorados en seis millones de dólares aproximadamente, tiene tres jets (aviones), varias casas en el mar, supuestamente una isla al lado de Panamá y gana 5.000 dólares", cuestionó Marenco.

La denuncia se hizo 45 días antes de celebrarse los comicios en Nicaragua, en los que el presidente del país, Daniel Ortega, aspira a una polémica reelección y lidera todas las encuestas de intención de votos.

Juárez dijo que tramitará la acusación y no descartó llamar a declarar a Rivas, quien ha dicho a periodistas que sus propiedades son un "asunto privado".

El fiscal electoral explicó que la Fiscalía tiene 22 días para "establecer un criterio" sobre la denuncia, pero que la investigación "no tiene un plazo".

El Grupo de Ciudadanos y Abogados Democráticos, que surgió tras los comicios municipales de 2008, solicitó levantar el fuero a Rivas, quien goza de inmunidad por el cargo, para lo que se requiere del voto de 47 de los 92 legisladores que integran el Parlamento.

Los opositores a Rivas, sin embargo, no suman esos 47 votos que se requieren para impulsar el desafuero.

Rivas, a quien se le venció su período en junio pasado y se mantiene en su cargo amparado por un Decreto Ejecutivo avalado por la Corte Suprema dominada por los sandinistas, aún no ha reaccionado a esa denuncia.

Por otro lado, Marenco anunció que la próxima semana podrían viajar a Costa Rica, donde también denunciaron a Rivas el año pasado para solicitar una medida preventiva y evitar que el presidente del CSE de Nicaragua venda o traspase sus bienes a otra persona o sociedad anónima.