La figura del veterano delantero hondureño Carlos Pavón volvió a brillar para ayudar a su equipo con los dos goles que le dieron el triunfo por 1-2 ante los Rapids de Colorado en la cuarta jornada de la Liga de Campeones de la Concacaf para mantenerlo con vida dentro del Grupo B.

Pavón marcó al minuto 12 y 33, respectivamente, de la primera parte y le dio al Real España la primera victoria en la competición y dejar el farolillo rojo de la clasificación que ahora le pertenece a los Rapids, aunque ambos tienen cuatro puntos cada uno.

Sin embargo, el equipo catracho de San Pedro Sula tiene mejor diferencia de goles.

Cuando quedan todavía dos jornadas más de grupo, el Real España evitó quedar eliminado y todavía tiene posibilidades de luchar por estar en los cuartos de final, objetivo que también persiguen el Santos Laguna, de México y el Metapán, de El Salvador, que mañana, jueves, se enfrentan entre si.

Ambos equipos lideran la clasificación del Grupo B con seis puntos cada uno.

La experiencia de Pavón y su clase iba a ser decisiva a la hora de aprovecharse de dos fallos defensivos que cometió al actual campeón de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS).

Pavón con su olfato goleador no perdonó que la defensa de los Rapids no despejase bien un balón en un mal entendimiento entre dos jugadores y el internacional hondureño llegó para tocar la pelota y superar al arquero Steward Ceus.

El segundo fallo de la defensa de los Rapids llegó cuando el central Mike Holody no midió bien un despeje de cabeza para colocar el balón detrás de su línea, para que de nuevo Pavón corriese y superase por segunda vez a un Ceus frustrado por los fallos de sus compañeros.

Antes había llegado, al minuto 18 el gol del empate a 1-1 para los Rapids por mediación del delantero Andre Akpan que remató desde dentro del área un centro cruzado que le puso Macoumba Kandji.

El gol de los Rapids no descentró en la estrategia del equipo hondureño de romper el ritmo del partido y retener el balón el máximo de tiempo para de esta manera esperar a que llegase la segunda acción brillante de oportunismo por parte de Pavón y conseguir un gran triunfo.

Aunque el entrenador de los Rapids, Gary Smith, se arriesgo con un 4-3-3 en su formación, la ausencia de algunos de los titulares, a los reservo para luchar por un puesto en la fase final de la competición de liga, al final se iba a anotar tanto en el juego defensivo como de ataque.

La última gran oportunidad que tuvieron los Rapids para haber conseguido, cuando menos el empate, llegó en el tiempo de descuento al sacar un tiro libre el centrocampista Jamie Smith, que salió algo desviado.

Los Rapids, que han perdido dos partidos consecutivos en la competición de la Concacaf, hicieron 22 tiros a puertas, seis de ellos con peligro de gol, por siete y tres, respectivamente, del Real España.

El próximo partido del equipo hondureño será el 28 de septiembre cuando en su campo se enfrente al Santos Laguna y los Rapids tendrán que viajar a tierras salvadoreñas para jugar contra el Metapán de San Isidro.