La Reserva Federal estadounidense hizo el miércoles lo que los inversionistas esperaban: anunció que compraría bonos del Tesoro para estimular la economía. Después, las acciones cayeron en la Bolsa de Valores de Nueva York porque los inversionistas vislumbraron un pronóstico sombrío detrás de los planes de la Fed.

La Reserva Federal dijo que compraría bonos del Tesoro a largo plazo y vendería los de corto plazo para ayudar a que la economía retome impulso. Sorprendió a los inversionistas cuando dijo que incluiría más bonos de 30 años de lo esperado.

Los analistas financieros dijeron que las acciones cayeron porque los inversionistas llegaron a la conclusión de que la Fed espera que la economía tarde años en recuperarse.

"Está siendo considerado como un posible reconocimiento de que la economía estadounidense enfrenta un problema de largo plazo y no uno que se va a resolver en un par de años", dijo Oliver Pursche, presidente de Gary Goldberg Financial Services.

Los principales índices fluctuaron, como sucede con frecuencia después de los grandes anuncios de la Fed. Las pérdidas se aceleraron en la última hora de operaciones.

El índice Dow Jones perdió 283,82 unidades (2,5 para ubicarse en 11.124,84, mientras que el Standard & Poor's 500 retrocedió 35,33 unidades (2,9%) para quedar en 1.166,76 y el tecnológico Nasdaq bajó 52,05 unidades (2%) para quedar en 2.538,19.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó a un mínimo histórico de 1,86% desde el 1,93% del martes.

Después de una reunión de dos días, la Fed anunció que compraría 400.000 millones de dólares en bonos del Tesoro con vencimientos de entre 6 y 30 años para junio de 2012. Durante el mismo período, planea vender 400.000 millones en bonos del Tesoro con vencimiento en tres años o menos. La medida está destinada a reducir las tasas de interés sobre la deuda pública a largo plazo, y podría reducir las tasas de las hipotecas y otros préstamos.

Esas compras pretenden hacer bajar las tasas a largo plazo. La inclusión de más bonos a 30 años de lo esperado indica que la Fed ve la necesidad de mantener las tasas bajas por un período prolongado. Y eso tomó por sorpresa a los inversionistas, dijo Pursche.

"Cuando la Fed decide tomar este tipo de acciones, es porque las cosas son graves", dijo Pursche.

Las operaciones del miércoles recordaron las fuertes pérdidas que ha sufrido el mercado en los últimos meses ya que los inversionistas temían que el país se encaminaba hacia otra recesión.

La Fed tuvo algunas sombrías observaciones sobre el estado de la economía en el comunicado que acompañó su decisión de comprar más bonos. La Fed dijo que la economía tiene "riesgos significativos hacia la baja". Uno de esos riesgos es la volatilidad en los mercados financieros de todo el mundo. También enumeró una serie de problemas difíciles de resolver: el alto desempleo, un mercado inmobiliario deprimido y un gasto del consumidor que crece con lentitud.

También hay preocupación sobre los problemas en el extranjero, incluyendo la crisis de la deuda en Europa que los inversionistas creen podría afectar a Estados Unidos. El Fondo Monetario Internacional dijo el miércoles que el sistema financiero mundial se encuentra en su estado más vulnerable desde la crisis financiera de 2008.

En otros mercados internacionales, el DAX alemán retrocedió 2,47% a 5.433,8, mientras el CAC-40 francés cayó 1,62% a 2.935,82. El FTSE 100 británico rompió la tendencia, al subir 1,4% a 5.288,41.