La Policía Nacional ocupó 301 bienes, entre casas, vehículos, fincas y lotes de tierras, que estaban a nombre de testaferros colombianos de Joaquín "El Chapo" Guzmán, del Cartel de Sinaloa mexicano, en un vasto operativo contra las finanzas de los narcotraficantes.

Unos 500 agentes policiales ocuparon desde la víspera los bienes muebles e inmuebles en Bogotá y cinco distintos departamento de Colombia, Bolívar y Atlántico, ambos en la costa del Caribe, así como Cundinamarca en el centro del país, y en el Valle del Cauca, al sur colombiano y Antioquia, al noroeste.

El general Carlos Mena jefe de la policía de investigaciones judiciales (Dijin) que encabezó el operativo, dijo a la prensa que los bienes estaban a nombre de miembros de la familia Cifuentes Villa, un clan colombiano socio de El Chapo Guzmán en el envío de embarques de cocaína, al menos 30 toneladas en los últimos tres años, así como en el lavado o blanqueo de dinero producto de la venta de la droga.

Los bienes ocupados, con un valor calculado en unos 250 millones de dólares, pasarán ahora a manos de las autoridades para retirar esa propiedad y proceder a su venta o la utilización de algunos de ellos ya sea reparar a víctimas del conflicto interno colombiano o para damnificados por la intentas lluvias del último año, dijo Mena en la sede de la Policía Nacional.

Las autoridades de Colombia, México y Estados Unidos vienen colaborando desde inicios de año en atacar los bienes de lo que denominan una mafia colombo-mexicana. Ya en mayo pasado las autoridades colombianas ocuparon los primeros 135 bienes, entre ellos empresas fachadas como firmas importadores, a la familia Cifuentes Villa, dijo Mena.

Aseguró que simultáneamente cuerpos policiales en México, Panamá, Ecuador también realizaban operativos contra bienes de aliados del capo mexicano, pero no dio detalles.

"Estamos quitándoles bienes producto del envío de grandes cantidades de estupefacientes", dijo el oficial.

De acuerdo con la policía colombiana Jorge Milton, Dolly de Jesús e Hildebrando Alexander Cifuentes Villa son hermanos de Francisco Cifuentes Villa, asesinado en abril del 2007 en una finca en Antioquia. Francisco Cifuentes Villa se inició en el tráfico de drogas con Pablo Escobar, abatido por la policía en 1993 y quien fue el máximo jefe del cartel de Medellín.

A la muerte de Francisco Cifuentes Villa, sus tres hermanos y su esposa María Patricia Rodríguez asumieron el negocio ilegal, de acuerdo con la Policía colombiana, y se aliaron con El Chapo Guzmán para el envío de cargamentos y blanqueo de activos a través de empresas importadoras con sucursales en Panamá, México, Brasil y Estados Unidos.

Todos los hermanos y la esposa de Francisco Cifuentes Villa han sido capturados, y sólo permanece prófugo Hildebrando Alexander, de acuerdo con la Policía colombiana.

Según las autoridades, El Chapo Guzmán, de 56 años, es el cabecilla del cartel de Sinaloa, y su fortuna supera los 1.000 millones de dólares. El Departamento de Estado estadounidense ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por datos que lleven a su captura.