Representantes de las dos Coreas se reunieron el miércoles, pero no demostraron indicio alguno de haber zanjado sus diferencias para reanudar las negociaciones que permitan poner fin al programa nuclear del Norte.

El jefe del equipo negociador de Seúl, Wi Sung-lac, y su contraparte Ri Yong Ho dijeron que la reunión fue constructiva, después de salir del club privado Chang An en el centro de la capital china. Pero aunque Wi dijo que los contactos continuarán, ninguna de las dos partes dio detalles y Ri pareció insinuar que Corea del Norte no hará concesión alguna para mantener las conversaciones en marcha.

Corea del Norte quiere que las conversaciones se reanuden inmediatamente sin condiciones. Pero el Sur desea que el Norte demuestre primero sinceridad sobre el desarme y asuma responsabilidad por dos ataques mortíferos a su territorio el año pasado.

Durante la reunión, "nos hemos esforzado por retornar a las conversaciones de las seis partes sin condiciones previas", dijo Ri a la prensa sobre la posición de Corea del Norte. Las seis partes son las dos Coreas además de China, Estados Unidos, Japón y Rusia.

Por su parte, Wi manifestó esperanzas de que sus conversaciones de tres horas con Ri "creen las condiciones para la reanudación de las conversaciones de las seis partes. Nos gustaría tener más discusiones".

Antes del comienzo del encuentro, las autoridades surcoreanas dijeron que querían enfocarlas en las medidas preliminares que debe tomar el Norte antes de reanudar las conversaciones entre las seis partes.

La reunión fue el paso más reciente en una serie de encuentros breves en los últimos meses: Wi y Ri se reunieron hace dos meses en Bali, Indonesia, para reanudar las conversaciones sobre desarme entre las seis partes.

Pese a la falta aparente de progresos, el analista surcoreano Yang Moo-jin dijo que las conversaciones dejaron abierta la posibilidad de progreso futuro. Yang, profesor en la Universidad de Estudios Norcoreanos en Seúl, dijo que las conversaciones significaron que las dos Coreas seguirán tratando de aliviar las tensiones en la península.

China es el anfitrión de las conversaciones y ha tratado de reencausarlas. Por otra parte, la cancillería china anunció el miércoles que el primer ministro norcoreano Choe Yong Rim visitará Beijing la semana próxima.