Un satélite obsoleto de seis toneladas se acerca cada vez más, y se espera que se estrelle el viernes contra la Tierra.

Los expertos dicen que lo más probable es que ese sea el día en que el satélite de la NASA se precipitará a través de la atmósfera. Se calcula que 26 pedazos — que representan 544 kilogramos (1.200 libras) — podrían sobrevivir a la caída.

La NASA prevé que caiga sobre el océano, en lugar de un aterrizaje. Casi tres cuartas partes del mundo están cubiertas por agua. La Corporación Aeroespacial en California, de hecho, prevé que el reingreso se producirá sobre el Pacífico la noche del viernes, hora del este de Estados Unidos. Sin embargo, ese lapso abarca unas 14 horas.

El Upper Research Atmosphere Satellite será la nave más grande de la NASA en precipitarse sin control desde el cielo en 32 años.

___

En internet:

NASA: http://www.nasa.gov/mission(guionbajo)pages/uars/index.html