Los responsables de los sistemas informáticos del Senado de Colombia restablecieron hoy la página web de la cámara legislativa tras un ataque del colectivo nacional Anonymous que la mantuvo fuera de servicio por varias horas.

Un portavoz de la corporación parlamentaria dijo a Efe en Bogotá que el sitio "se cayó por una saturación" atribuida al grupo de piratas informáticos, que ya el pasado 15 de agosto la había inhabilitado junto a otras web estatales o gubernamentales.

"Los ingenieros bloquearon algunas direcciones desde las que se estaban realizando los ataques, y trabajaron en la seguridad de la red y de todo el servidor", explicó la fuente, y aseguró que la ofensiva no causó daños en equipos ni pérdida de bases de datos.

El colectivo de piratas lanzó el ataque poco antes de la medianoche del martes en protesta por recientes declaraciones del presidente del Congreso, el conservador Juan Manuel Corzo, sobre su decisión de restablecer el pago con dinero público del combustible de los automóviles de los legisladores.

Corzo se ha defendido con el alegato de que los 16 millones de pesos (más de 8.625 dólares) que recibe al mes, previos descuentos legales, no le alcanzan para la gasolina de los dos vehículos oficiales que tiene a su disposición.

Además, ha dicho que prefiere que le paguen el carburante a tener que robarle al Estado.

En su cuenta de Twitter, el grupo de Anonymous en Colombia anunció así el ataque: "En minutos nuestra visita al portal de los que no tienen para tanquear sus carros, preparad cañones!!!!".

"Adiós a la página web del Senado de la República exigimos que Corzo compre un mejor servidor o lo tiraremos cuando nos dé la gana ladrón!!", escribieron luego los piratas, que ampliaron el ataque a la página de la Presidencia de la República, que también fue objetivo en la ofensiva de hace un mes.

Dos horas más tarde, el colectivo explicó que "los ataques son promovidos por la indignación que han causado las declaraciones de Juan Manuel Corzo y su humilde Salario".

La fuente del Senado dijo a Efe que en el Legislativo no se desconoce que el ataque lleva implícita una voz ciudadana sobre la actividad parlamentaria.