Tres niños de una localidad andina murieron tras consumir alimentos donados que estaban contaminados con pesticidas, en tanto que otras 91 personas resultaron intoxicadas, informó el miércoles el ministerio de Salud.

El hecho ocurrió el martes por un error humano en una escuela del caserío Redondo, del distrito Cachachi en la región Cajamarca a 500 kilómetros al noroeste de Lima, dijo la ministra de la Mujer Aída García.

"La señora que preparó los alimentos los colocó en un balde que efectivamente tenía pesticida y no se tuvo el suficiente cuidado en la preparación que ha realizado esta madre de familia", manifestó la ministra en declaraciones a la prensa.

Tres niños, de 10, 8 y 6 años, fallecieron poco después de ingerir el almuerzo proporcionado por el Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa) que era distribuido en su escuela, y otros 89 niños y cinco adultos sufrieron intoxicación, dijo el ministerio de Salud.

Algunos medios de prensa informaron que el número de niños muertos subió a cinco, pero ello no ha sido confirmado por las autoridades.

El ministerio de Salud dijo que las personas afectadas fueron trasladadas de inmediato a los hospitales y centros de salud de la zona, tras presentar cuadros de vómitos, fuertes cólicos y deshidratación severa.

El capitán Aurelio Huamán de la Policía de Cajabamba dijo a la AP que el fiscal Carlos León ha asumido la investigación del caso.

En tanto, la Comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso citó a la ministra García a una sesión extraordinaria el viernes 23 para que informe sobre lo ocurrido.

Un caso similar se produjo en 1999 en Tauccamarca, en la región Cusco, donde 24 niños resultaron envenenados y muertos tras ingerir alimentos contaminados con plaguicidas.