Sean Penn y Roman Polanski son este año los grandes astros del Festival de Cine de Zurich.

Polanski aceptará el premio a la trayectoria que no pudo recoger hace dos años en el festival, debido a que fue arrestado a su llegada al aeropuerto de Zurich.

El director polaco-francés quedó el libertad de su arresto domiciliario en julio del 2010, cuando el gobierno de Suiza se negó a extraditarlo a Estados Unidos, donde enfrenta cargos de abuso sexual de una niña de 13 años en un caso que data de 1977. También pasó dos meses en una cárcel mientras el gobierno suizo estudiaba su extradición.

Penn, por su parte, recibirá el premio Icono Dorado por sus logros como actor, director y productor.

El actor estadounidense Laurence Fishburne está entre los jueces del certamen principal.

La séptima edición de este festival comienza el jueves en la más grande ciudad de Suiza, hasta el 2 de octubre.