El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que en Oriente Medio "la paz no vendrá de resoluciones y declaraciones en la ONU", sino de las negociaciones directas entre israelíes y palestinos.

Obama habló sí ante la 66 Asamblea General de la ONU, en la que el presidente palestino, Mahmud Abás, planea plantear al Consejo de Seguridad que Palestina sea admitida como Estado miembro de la organización internacional, lo que EE.UU. e Israel rechazan.

En su discurso, el presidente estadounidense dedicó especial atención al conflicto israelo-palestino e insistió en que la solución al problema no llegará a través del reconocimiento de Palestina en la ONU, sino mediante las conversaciones directas entre las dos partes.

"No hay atajos para llegar al final de un conflicto que se ha prolongado décadas", señaló Obama.

"Al final, son los israelíes y los palestinos, no nosotros, los que deben llegar a un acuerdo en los asuntos que les dividen: las fronteras y la seguridad, los refugiados y Jerusalén", agregó el presidente.

Estados Unidos, reiteró, apoya el establecimiento de un Estado palestino, "una visión retrasada durante demasiado tiempo", pero el éxito sólo llegará "si podemos instar a las partes a sentarse juntas, a escucharse y entender las esperanzas y miedos mutuos".

Las dos partes, indicó, tienen "aspiraciones legítimas". Si los palestinos reclaman su Estado, Israel exige seguridad.

"Los amigos de los palestinos no les hacen ningún favor haciendo caso omiso a esta verdad, al igual que los amigos de Israel deben reconocer la necesidad de lograr una solución de dos Estados con un Israel seguro junto a una Palestina independiente", señaló.

Obama tiene previsto reunirse inmediatamente después de su discurso con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y a las 22.00 GMT con Abás, para tratar de evitar una crisis en Naciones Unidas y persuadir a las partes para que reanuden las negociaciones directas.

Washington considera que el recurso a la ONU es contraproducente, puede crear más violencia y no servirá para hacer avanzar la meta de dos Estados independientes que convivan en paz.

Alega que la única vía de lograr un verdadero Estado palestino independiente es a través de conversaciones directas con Israel.

Esas conversaciones se encuentran abandonadas desde hace un año, cuando expiró la moratoria israelí a la construcción de nuevas viviendas en los asentamientos en Cisjordania.

Abás asegura que la única manera de restablecer las negociaciones es con el respaldo que recibiría del reconocimiento del Estado palestino en la ONU.

Al tiempo que Obama se reúne con los líderes israelí y palestino, el resto de los miembros del Cuarteto mediador en Oriente Medio (EE.UU., Rusia, la UE y la ONU) tratan también de consensuar, hasta el momento sin resultado, una declaración que permita relanzar las negociaciones directas y evitar el punto muerto en Naciones Unidas.