El propietario y presidente del Inter, Massimo Moratti, adelantó hoy en declaraciones a los medios de comunicación italianos que el técnico Giam Piero Gasperini no seguirá en el banquillo.

"No creo que se quede. Su situación es difícil desde todos los puntos de vista", dijo Moratti, aunque aun se tendrá que esperar para que sea oficial la destitución del entrenador.

La decisión de Moratti llega después de que el modesto Novara, un recién ascendido a la Serie A, se impusiera por un contundente 3-1 al Inter, que sigue sin conocer la victoria desde que empezó la temporada.

"No me ha gustado nada del partido", se desahogó Moratti, quien ayer había pedido que pasase la noche antes de tomar una decisión.

Gasperini estaba en el alambre ya antes del partido contra el Novara y ya se empezaban a barajar nombres para sustituirlo. Entre ellos se habla del ex técnico del Valencia, Roma y Juve Claudio Ranieri, o el ex del Palermo y el Lazio Delio Rossi.