Los maestros de los centros de enseñanza pública madrileños iniciaron el miércoles su segundo día de huelga en protesta contra las reducciones de plantilla, y al paro se sumaron los docentes de la región noroccidental de Galicia.

Virginia Fernández, del sindicato socialista UGT, dijo que el 80% de los profesores no acudieron a las aulas. El gobierno situó la cifra en el 40%.

Las maestros que enseñan a los alumnos de los 12 a 18 años se oponen a las reducciones de plantilla decretadas por el gobierno regional de Madrid, además de obligar al resto a enseñar dos horas más a la semana y contar con menos tiempo para ayudar a sus pupilos.

Las reducciones en los gastos de la enseñanza forman parte de un plan de austeridad de España para reducir el déficit y la deuda soberana al mismo tiempo que intenta salir de dos años de recesión creada por el estallido de la burbuja de la construcción. En España, la enseñanza corre mayormente a cargo de los gobiernos regionales y Madrid espera ahorrar 89 millones de euros (110 millones de dólares) con la medida.

Decenas de miles de profesores, padres y alumnos participaron el martes por la tarde en una ruidosa manifestación en Madrid.

Algunos portaban carteles indicando que la enseñanza pública es una inversión en lugar de un gasto, y otras lucían la imagen de la presidenta del gobierno regional, Esperanza Aguirre, y la frase "se busca por robar la enseñanza pública".

En Galicia, gobernada igualmente por el conservador Partido Popular al igual que Madrid, los profesores de enseñanza elemental y secundaria se declararon el miércoles en huelga en protesta por el aumento de la semana laboral. El dirigente sindical Marcelino Brea dijo que el 75% de los docentes se sumó al paro.