Los costes laborales subieron un 0,6 % en el segundo trimestre en el conjunto de la OCDE, con incrementos todavía mayores en Estados Unidos (0,8 %) y en la zona euro (0,8 %), aunque también con alguna excepción a esa tendencia como en España (que bajó un 0,1 %).

El incremento constatado entre abril y junio es el tercero consecutivo de un trimestre en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según los datos publicados hoy.

Dentro de la zona euro, las evoluciones fueron variadas, con alzas en Alemania (1,9 %), Finlandia (0,9 %) o Italia (0,6 %) y caídas como la citada en España (0,1 %) o en Eslovenia (0,1 %). Fuera de la moneda única, todavía más importante fue el descenso en Dinamarca (0,7 %).

La organización vinculó el ascenso constatado en Estados Unidos y en la zona euro al aumento de la compensación por unidad de trabajo (1 % en el primer caso y 0,6 % en el segundo).

No obstante, la diferencia fue que mientras en la zona euro la productividad laboral disminuyó un 0,2 % durante esos tres meses respecto a los tres primeros del año, en Estados Unidos esa productividad progresó un 0,2 %.

En España, como en el conjunto de la eurozona, la productividad cayó un 0,2 % pero la remuneración por unidad laboral lo hizo todavía con más intensidad (0,4 %).

En Japón los costos laborales se encarecieron un 0,1 % en el segundo trimestre (tras haberlo hecho un 1,1 % en el primero) por efecto de un incremento de la remuneración del 3,2 % que compensó el descenso de la productividad (0,1 %).