Los líderes mundiales se comprometieron a tomar medidas de amplio alcance para evitar que sigan ocurriendo millones de decesos a causa de enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, males cardíacos y pulmonares al atacar sus causas principales: el fumar, el beber alcohol en exceso, la falta de ejercicio así como dietas poco saludables dominadas por comida rápida.

Sin embargo, la declaración política de 13 páginas que fue aprobada en la primera reunión de la Asamblea General de la ONU sobre enfermedades crónicas terminó el martes y dejó sin contestar la pregunta principal a lo que los líderes calificaron como "un reto de proporciones epidémicas".

En la declaración se destaca "con profunda preocupación" que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 36 millones de los 57 millones de decesos que se registraron en el mundo durante el 2008 se debieron principalmente al cáncer, a la diabetes y a las enfermedades cardíacas y pulmonares, entre ellos unos nueve millones de hombres y mujeres menores de 60 años.

La OMS indicó que el 80% de esos fallecimientos ocurrieron en países desarrollados.

En una discusión final de mesa redonda, el primer ministro de St.Kitts y Nevis, Denzil Douglas, expresó que "nuestra respuesta debe ser urgente, debe ser amplia y debe estar totalmente coordinada a nivel nacional, regional y local".

Douglas, quien preside a la Comunidad del Caribe (CARICOM) indicó que se debe dar prioridad a la coordinación internacional para que pueda haber una vigilancia efectiva de esas enfermedades y la adopción de medidas efectivas para reducir los factores de riesgo además de fortalecer los sistemas de salud, particularmente en las naciones en desarrollo donde esas cuatro enfermedades crónicas se están expandiendo rápidamente.

La única otra reunión de alto nivel de Asamblea General sobre un tema de salud, efectuada en el 2001, llevó a la creación del Fondo Mundial para el Combate del sida, de la Tuberculosis y la Malaria donde se recabaron miles de millones de dólares de gobiernos y organizaciones privadas, como la Fundación Bill y Melinda Gates.

En la mesa redonda, muchos de los participantes propusieron que el combate mundial contra las enfermedades no transmisibles sigan el mismo modelo. Algunos propusieron un organismo coordinador, probablemente bajo la OMS y Polonia indicó que una red internacional de organizaciones especializadas en enfermedades crónicas sería de gran valor.

La declaración solicita a que el secretario general Ban Ki-moon haga propuestas para fortalecer y facilitar la acción global de la Asamblea General para finales del 2012.