Las economías de América Latina y el Caribe han mejorado su capacidad de respuesta a un posible recrudecimiento de la crisis global, dijo el miércoles un alto funcionario del Banco Mundial (BM).

Augusto de la Torre, economista jefe del BM para América Latina, dijo al participar en una conferencia que la región goza de un margen amplio para reducir tasas de interés de ser necesario, tras haberlas incrementado durante los últimos 15 meses.

Pero advirtió que en el escenario de que caigan los precios de las materias primas, sería "un golpe para la región muy intenso" porque más del 90% de la actividad económica y 90% de la población viven en países exportadores netos.

Esa caída en los precios de materias primas, cuya exportación ha permitido a varios países suramericanos experimentar un vigoroso crecimiento económico durante los últimos años, "debilitaría mucho la capacidad de absorción fiscal" de varios países.

Si bien advirtió que los problemas sin resolver sobre la deuda de varias naciones europeas es una situación "extremedamente seria", de la Torre explicó que maneja otro escenario más benigno, en el que los precios de materias primas se mantendrían estables si la desaceleración es menor en China, el principal comprador de insumos.

Pese a que el Fondo Monetario Internacional (FMI) identificó esta semana como un posible riesgo la presencia masiva de bancos españoles en América Latina, de la Torre señaló que estos bancos se financian con fondos provenientes de mercados locales, "por lo que el riesgo de un corte repentino es menor".

Además, indicó que la mayoría de autoridades en la región tienen listos programas de blindaje para evitar que los bancos matrices succionen fondos de los mercados locales.

La crisis en Europa ha ingresado en una fase nueva. Los temores aumentan de que Grecia incurra en el impago de sus obligaciones, lo que desestabilizaría a otras naciones con alta deuda como España e Italia. El FMI dijo que el sistema financiero global hoy es más vulnerable que en cualquier otro momento desde el 2008 a una crisis financiera, en un reporte sobre la estabilidad financiera global difundido el miércoles.