La Justicia iraní ha confirmado hoy oficialmente que los estadounidenses Shane Bauer y Josh Fattal, condenados a ocho años de cárcel por espionaje y entrada ilegal al país, serán puestos en libertad bajo fianza.

Según la web oficial del poder judicial dadiran.ir, la sala 36 del tribunal de Apelación de Teherán ha aceptado que los dos norteamericanos sean liberados a cambio de una fianza de 5.000 millones de riales (unos 416.000 dólares) cada uno.

"Ya tenemos la segunda firma, creo que hoy se terminarán todos los trámites y Dios quiera que hoy mismo queden libres", explicó a Efe su abogado, Masud Shafii,

Bauer y Fattal fueron arrestados el 31 de julio de 2009 junto a su compañera Sarah Shourd, cuando al parecer hacían senderismo en una zona del Kurdistán donde la frontera entre Irán e Irak es difusa y sigue siendo todavía objeto de disputas.

Hace un año, Shourd fue puesta en libertad bajo fianza de 500.000 dólares, por razones de salud y humanitarias y volvió a su país, pero sus dos compañeros han permanecido en una cárcel de Teherán.

Los tres, que insisten en su inocencia, aseguran que se perdieron y que en ningún momento tenían intención de entrar en territorio iraní, a donde llegaron porque les llamó una patrulla persa que vigilaba la región.

El pasado 21 de agosto, el fiscal general de Teherán, Abas Yafari Dolatabadi, confirmó que Bauer y Fattal habían sido condenados a ocho años de prisión.

Un días después, su letrado anunció que apelaría dentro del plazo de 20 días estipulado por la ley.

El juicio se enmarca en las hostiles relaciones que mantienen Irán y Estados Unidos, que rompieron sus lazos diplomáticos tras el triunfo en 1979 de la revolución que expulsó al último Sha de Persia, Mohamad Reza Pahleví, e instauró la República Islámica.