El disidente sandinista Edmundo Jarquín, candidato opositor a la vicepresidencia de Nicaragua, advirtió hoy de que su país puede caer en una confrontación, si el presidente Daniel Ortega recurre al fraude o la violencia para lograr la reelección el 6 de noviembre.

"Ortega está apostando que tiene el monopolio de la violencia con piedras y palos, pero las piedras y los palos están al alcance de todos", dijo Jarquín en una entrevista con Efe.

Jarquín, de 64 años, un disidente sandinista que fue candidato presidencial en los comicios de 2006, acusó a Ortega de encabezar una "dictadura institucional" en un país en el que, según dijo, "los espacios democráticos están francamente restringidos".

El político integra la fórmula presidencial del empresario radial y parlamentario centroamericano Fabio Gadea, que figura en el segundo lugar en las encuestas, detrás de Ortega, representante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Según Jarquín, la candidatura del Partido Liberal Independiente (PLI) que encabeza Gadea es "la única oposición", a pesar de que en las elecciones del 6 de noviembre competirán cinco distintas alianzas, incluida la sandinista que encabeza Ortega.

El aspirante a la vicepresidencia declaró que ya habido conatos de violencia durante la campaña electoral en áreas donde, según él, "Ortega pierde abrumadoramente" y subrayó que ese ambiente evidencia una falta de garantías para llevar a cabo una elección limpia.

Según Jarquín, actualmente no hay condiciones que garanticen "una elección competitiva y con suficiente credibilidad".

"Aun así, vamos a participar, porque el margen de votos que vamos a tener significará que el fraude va a ser difícil que se realice impunemente", añadió.

El político opositor nicaragüense, que visita México para una serie de entrevistas y conferencias, lamentó que Daniel Ortega esté haciendo todo lo posible para defender "su proyecto del poder por el poder, del poder por el dinero, y del dinero por el poder".

"Es peor que (el dictador Anastasio) Somoza, porque a diferencia de Somoza, que era autoritario (...), él es autoritario, pero además con un talante totalitario", agregó Jarquín, representante de una corriente disidente sandinista.

"Nos fuimos al antiorteguismo desde el sandinismo, en la defensa del sistema democrático", indicó Jarquín, yerno de la expresidenta Violeta Chamorro, al explicar su transcurso en la vida política.

Jarquín se hizo eco de las últimas encuestas "creíbles" que dan a Ortega el 42 por ciento de las preferencias electorales para los comicios del 6 de noviembre, seguido de Gadea, con el 32 por ciento.

En tercer lugar figura el expresidente Arnoldo Alemán, con el 12 por ciento de la intención de votos, pero, según Jarquín, la tendencia indica que este último está perdiendo simpatías, lo que puede favorecer la posición de la candidatura de Gadea.

"Si Alemán se cae del 10 por ciento, ganamos en la primera vuelta, porque va a haber dos candidatos por encima del 40 por ciento", añadió.

La legislación nicaragüense establece que un candidato puede ser declarado vencedor si en la primera vuelta supera el 40 por ciento o si alcanza un mínimo del 35 por ciento con una diferencia de 5 puntos sobre su inmediato seguidor.

Según Jarquín, aún existe un 15 por ciento de indecisos, que él cree no votarán a Ortega, y el país vive en medio de una polarización política que beneficia a las simpatías de la oposición.

"Siempre que la elección se polariza, Ortega pierde", insistió Jarquín, quien puso como ejemplo la elección que ganó Violeta Chamorro en 1990 y la que le dio la victoria a Alemán seis años después.

En la entrevista, dijo que Ortega se ha convertido "en uno de los hombres más ricos de Nicaragua" gracias a la financiación del régimen venezolano de Hugo Chávez, que, según el dirigente opositor, también ha llegado a esta campaña.

La cooperación de Venezuela, que se maneja fuera del presupuesto nacional, ha representado este año unos ingresos de unos 510 millones de dólares, el 8 por ciento del producto interior bruto, agregó.

"Como Ortega maneja (el dinero de Chávez) como una caja oscura, así como le sirve para comprar hoteles, plantas eléctricas, firmas ganaderas, canales de televisión, le sirve también para financiar su campaña", denunció Jarquín.

A pesar de que la Constitución nicaragüense impide la reelección, Daniel Ortega llega a estos comicios gracias a un fallo de la Corte Suprema de Justicia que declaró inaplicable ese artículo de la Carta Magna en septiembre del año pasado.

"Esa decisión de la Corte Suprema significó establecer un precedente jurídico a nivel mundial de que la Constitución es inconstitucional", agregó Jarquín.