El Senado de EE.UU. rechazó hoy una propuesta de la minoría republicana para retomar la ley de "vía rápida", que obliga a votar los Tratados de Libre Comercio (TLC) en el Congreso en un máximo de 90 días y sin modificarlos.

El rechazo -por 55 votos en contra y 45 a favor- de la propuesta presentada por el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, se produjo en el contexto de las discrepancias con los demócratas, que tienen mayoría en esta cámara, sobre la aprobación de los TLC firmados con Corea del Sur, Colombia y Panamá.

Los republicanos son partidarios de impulsar esos TLC y de ahí la propuesta de McConnell para retomar la ley de la "vía rápida", que expiró en 2007.

Esa ley establece que, una vez que el presidente envía el TLC al Congreso, el acuerdo debe ser votado en los siguientes 90 días por ambas cámaras para aprobarlo o rechazarlo, sin posibilidad de hacerle modificaciones.

Mientras, los demócratas, en minoría en la Cámara de Representantes, insisten en que no votarán los TLC con Colombia, Panamá y Corea del Sur hasta que el Congreso extienda un programa federal que ayuda a los trabajadores desplazados por el comercio exterior, conocido como Ley de Ajuste Comercial (TAA, por su sigla en inglés).

Si el Congreso no vota esos pactos comerciales pronto, podrían quedar aparcados indefinidamente, pues la gran prioridad de los legisladores para el próximo trimestre será aprobar, antes de fin de año, recortes adicionales de hasta 1,5 billones de dólares en el gasto público.