El presidente de Google, Eric Schmidt, comparece hoy ante un comité del Senado de Estados Unidos que investiga si las prácticas del gigante de internet dificultan la libre competencia, algo que también están examinando el Gobierno federal y la Comisión de la Unión Europea.

El Comité Judicial del Senado, en una audiencia que comenzará a las 18.00 GMT, interpelará a Schmidt acerca de las prácticas de la que es, quizá, la firma de internet más exitosa del mundo, para determinar si la empresa abusa de su hegemonía relegando en las búsquedas a sus competidores.

Casi dos tercios de las búsquedas en internet en Estados Unidos transcurren por Google y en los teléfonos celulares esa proporción es de casi el 97 por ciento.

Las investigaciones traen a la memoria las que se centraron en Microsoft cuando, en 1998, esa firma dominaba el sector de los sistemas operativos para computadores.

Mientras que a los políticos les preocupan aspectos más amplios de la hegemonía de Google, la Comisión Federal de Comunicaciones investiga si Google incrementó, ilegalmente, en un 40 por ciento, sus tarifas para la publicidad de Microsoft, su competidora.

Jack Evans, un portavoz de Microsoft, confirmó que su empresa presentó quejas contra Google, pero no dio más detalles.

El Comité del Senado lo preside el demócrata Patrick Leahy, de Vermont, pero los analistas creen que el inquisidor más difícil para Schmidt será el también demócrata Herb Kohl, de Wisconsin, promotor de la audiencia.

Cuando Kohl anunció meses atrás que el órgano del Senado que se ocupa de casos de monopolio investigaría a Google, la empresa inicialmente se negó a que Schmidt o el entonces ejecutivo principal Larry Page concurrieran a una audiencia.

Kohl, de 76 años, que se retirará del Senado el año próximo y ha financiado sus propias campañas políticas, mostró que ya pocas presiones pueden amedrentarlo y amenazó con obligarlos a que comparecieran.

Por acuerdo negociado, hoy comparecerá solo Schmidt. El presidente de Google dará su testimonio y responderá a las preguntas de los legisladores, y tras un receso, será el turno para los otros testigos una vez que Schmidt haya abandonado la sala.

Según el testimonio escrito que Schmidt ha preparado, el presidente dirá a los legisladores que su firma diseña sus productos para los usuarios de internet, no para los dueños de sitios en internet, y que algunos de estos inevitablemente se sentirán decepcionados con los resultados de cualquier búsqueda.

"Lo mejor de la apertura fundamental de internet es que, si a los consumidores no les gusta lo que les ofrece un sitio de la red, pueden pasar a otro sitio con un simple clic del botón", afirma Schmidt.

"El uso de Google es una opción, una opción libre, y no hay barreras que impidan que los consumidores naveguen a www.kayak.com, ww.nextag.com, www.bing.com, www.yelp.com, www.expedia.com o cualquier otro sitio de la red", agrega.

Uno de los cuatro testigos en el segundo panel, el exjefe de la división antimonopolio del Departamento de Justicia Thomas Barnett, sostiene que Google usa su hegemonía en el campo de búsquedas para desviar el tráfico hacia sus propios productos lo cual, a su vez, refuerza su poder en la búsqueda y la publicidad de búsquedas.

También declararán los presidentes de dos competidoras menores, Jeremy Stoppelman, de Yelp, y Jef Katz, de Nextag.