El fundador de WikiLeaks Julian Assange declaró en un nuevo libro de memorias que no agredió sexualmente a dos mujeres que lo acusan de violación y asegura que fue advertido que el gobierno estadounidense estaba tratando de ponerle una trampa.

Assange añadió que "tal vez sea un cerdo chovinista de algún modo, pero no soy un violador".

Agregó que la inteligencia occidental lo contactó para decirle que el gobierno estadounidense estaba considerando hacerse cargo de él "ilegalmente" con acusaciones sexuales o de drogas.

Pero también dijo que las acusaciones sexuales podrían ser el resultado de "un terrible malentendido".

El libro sale publicado el jueves en Gran Bretaña contra la voluntad de Assange, quien condenó a su editorial por publicarlo.

"Julian Assange: la autobiografía no autorizada", se basa en 50 horas de entrevistas con el pirata cibernético efectuadas por un autor anónimo.