El aspirante a primer ministro de Haití, Garry Conille, presentó hoy en el Senado sus documentos, que deberán ser estudiados por una comisión especial de la cámara, de acuerdo con el proceso para su ratificación, informaron fuentes parlamentarias.

La comisión emitirá un informe en el que dirá a los senadores si recomienda la ratificación de Conille, designado para el puesto de primer ministro por el presidente haitiano, Michel Martelly.

Conille, hasta hace poco asesor del expresidente estadounidense y enviado especial de Naciones Unidas para Haití, Bill Clinton, recibió el pasado viernes el respaldo unánime de la Cámara de Diputados, pero no está claro que vaya a ocurrir lo mismo en el Senado, donde al parecer existe división al respecto.

Medios haitianos recogen estos días reacciones diferentes de legisladores sobre el nombramiento de Conille, como la de quienes aseguran que no residió en Haití durante los últimos cinco años, requisito fijado en la Constitución para poder ser primer ministro.

Uno de los que opinan de este modo es el senador Andris Riché, quien calificó de "indecencia" la aprobación de la Cámara baja, mientras que su colega William Jeanty consideró que la ratificación de Conille validaría la continuidad de la tutela exterior del país caribeño.

Otros parlamentarios se han mostrado reservados, por lo que observadores y periodistas creen que existen fuertes posibilidades de que la mayoría del Senado, compuesto por 30 legisladores, apruebe la ratificación.

Conille es el tercer aspirante a primer ministro propuesto por Martelly para este cargo después de que el Parlamento desestimara a Daniel Rouzier y a Bernard Gousse.

Si el Senado ratifica su designación, Conille deberá formar Gobierno y presentar sucesivamente ante las dos cámaras su programa, que deberá, de nuevo, ser ratificado por los legisladores.

En caso de que no lo hagan, la Constitución haitiana dice que el proceso debe comenzar de nuevo, algo que no ha ocurrido desde que entró en vigor la actual constitución, en 1987.