Los cambios y recortes al Seguro Social que se están debatiendo en Washington afectarán mayormente a la comunidad latina retirada, que cuentan con el sistema como la principal fuente de ingresos.

"Este programa es usado por tres de cada cuatro latinos en edad de retiro y de allí la preocupación de que se haga alguna modificación al programa", indicó Leticia Miranda, directora adjunta del Consejo Nacional de la Raza. De los 52 millones de beneficiarios del Seguro Social, 2,2 millones son latinos.

Explicó que el Seguro Social evita que la mayoría de las personas latinas ancianas caigan en la pobreza. Según datos del Consejo, el 18,3% de las personas en edad de retiro vivía en 2009 bajo la línea de pobreza. Sin el Seguro Social alcanzaría el 48,4%.

"A lo largo y ancho del país, queremos comprometer a los latinos en este debate", dijo Miranda, quien invitó a la comunidad a comunicarse con sus senadores y representantes en Washington, para hacerles saber que no están de acuerdo con los cambios que se están discutiendo.

Miranda participó en la conferencia "Los latinos y el Seguro Social ¡Tu futuro Cuenta!", organizada por La Raza, La Asociación Americana de Personas Retiradas (AARP) y la Coalición Latinos por un Retiro Seguro.

Héctor Sánchez, de la Coalición Latinos por un Retiro Seguro, manifestó que la comunidad latina "es la más vulnerable, la que tiene más accidentes y muertes en el trabajo y la que devenga menores salarios".

Destacó que también es muy importante que no se incremente la edad de retiro porque hay muchas personas de la tercera edad que se quieren retirar "y no es posible que les toque esperar más tiempo". La actual edad mínima de jubilación es de 62 años.

Sánchez rechazó modificaciones a la fórmula que ajusta el costo de vida, pues "aunque parece un cambio pequeño, a largo plazo va a tener un serio impacto en las contribuciones que van a recibir nuestros hijos o nietos".

María Díaz, especialista de Relaciones Públicas de la Administración del Seguro Social, explicó que la comunidad latina es una de las que menos recibe los beneficios del Seguro Social, ya que muchos son inmigrantes que llegan a este país a una edad avanzada y no alcanzan a trabajar los 35, que se usan para sacar el cómputo de jubilación.

"Si una persona sólo trabajó 25 años, el resto lo promedian en cero, y cuando se saca el promedio de aporte es mucho más bajo que el de las personas que han vivido en este país toda la vida", precisó.

Así mismo, explicó que los sueldos de la comunidad latina muchas veces son más bajos, ya que casi siempre, así se tenga una educación muy alta, tienen que empezar desde abajo y los sueldos van a ser más bajos.

Actualmente, el promedio de los beneficios del Seguro Social de las mujeres latinas es de 9.500 dólares por año, y el de hombres es de 12.000 dólares, lo cual constituye un promedio mucho menor al del ingreso general, que es de 14.l262 dólares anuales.

Según Miranda, los inmigrantes que ingresaron al país sin autorización aportaron 12.000 millones de dólares al Seguro Social en 2007.

Para el alcalde de Miami, Tomás Regalado, "los recortes al Seguro Social serían devastadores. Simplemente, hay personas que no podrían subsistir si se les hace algún tipo de recorte al Seguro Social".

"En Florida, tenemos la mayoría de los hispanos beneficiarios del Seguro Social. Por eso, es importante que ellos se comuniquen con Washington y que digan que si hay recortes, que se busquen en otros lugares, porque los pensionados no pueden asimilar más recortes al Seguro Social", afirmó.