El presidente Sebastián Piñera dijo el miércoles que Chile resolverá de acuerdo al derecho la petición de asilo del juez argentino Otilio Romano, buscado en su país por graves violaciones a los derechos humanos.

"Chile es un país respetuoso del estado de derecho. Cumple con los tratados y acuerdos internacionales y defiende, siempre, siempre, en todo lugar y circunstancias, el respeto a los derechos humanos", dijo Piñera a periodistas en Nueva York, donde participa en la sesión anual de Naciones Unidas.

Aseguró que "nuestro país va actuar de acuerdo a derecho...".

Romano, que se declaró un perseguido político, llegó a Chile el 24 de agosto, en vísperas de que en su país lo formalizarán por 103 casos de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar argentina, 1976-1986.

El fugitivo goza de una residencia temporal de ocho meses, en libertad, a la espera de las indagaciones de la Comisión de Reconocimiento de la Condición de Refugiado.

En declaraciones al periódico El Mercurio el juez señaló que "tengo la esperanza de que se comprobará mi total inocencia de lo que se me acusa".

El oficialismo pidió a Piñera que trate el asunto con su colega Cristina Fernández, en Nueva York, y resuelva según la disposición o no de que ese país extradite a Chile al ex jefe guerrillero Galvarino Apablaza, vinculado al asesinato en 1991 del senador ultraderechista Jaime Guzmán.

El gobierno de Fernández otorgó a Apablaza la calidad de refugiado y rechazó su extradición a Chile.