Representantes de las cortes supremas de Justicia, ministerios de Salud y de otros organismos de El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Honduras reafirmaron hoy en San Salvador su compromiso para prevenir y combatir la violencia sexual contra la mujeres en el istmo.

El compromiso de los cuatro países fue reafirmado en la reunión regional de alto nivel de salud y justicia para las mujeres, que se llevó a cabo en el marco del evento "Países centroamericanos acortan caminos en la prevención de la violencia sexual", que comenzó ayer y terminó hoy con la firma de la Declaración de San Salvador.

En dicha declaración, las autoridades de esos cuatro países y representantes de distintos organismos se comprometieron a seguir trabajando en la prevención y combate de la violencia sexual de las mujeres a través de una "coordinación permanente" entre las diferentes instituciones involucradas.

En el documento, compuesto por 16 puntos, también los países firmantes se comprometieron a fortalecer las escuelas de formación fiscal y judicial y de salud para incrementar las capacidades de las instituciones públicas en el combate de este flagelo.

La directora regional del Fondo de Población de Naciones Unidas (FNUAP) para América Latina y el Caribe, Marcela Suazo, mostró su satisfacción por el acuerdo y señaló que el documento firmado refleja el compromiso de los países de "continuar con los esfuerzos que han venido realizando" hasta la fecha para combatir la violencia sexual.

Sin embargo, aclaró que aún falta seguir trabajando para lograr prevenir y combatir este delito con mayor éxito, y reafirmó la necesidad de que las víctimas lo denuncien para evitar que continúe en la impunidad.

Según datos del FNUAP, basados en encuestas nacionales de los cuatro países, de las mujeres que experimentaron violencia física o sexual por su pareja, el 26,1 % en Nicaragua, el 26 % en El Salvador, el 19 % en Honduras y el 15,7 % en Guatemala, no buscaron ayuda por temor a su agresor.