El presidente de México Felipe Calderón pidió el miércoles a la comunidad internacional la aplicación de mayores medidas para combatir las fuentes de financiamiento del narcotráfico y la venta de armas de alto poder.

Durante su intervención en el seno de la 66 Asamblea General de la ONU, el presidente de México pidió a la ONU presionar a los países con altos índices de consumo de droga a cumplir con su obligación moral de no sólo combatir el consumo, sino también el tráfico de armas de alto poder que ha traído miles de muertes.

Dijo que una de las formas de contrarrestar la venta ilegal de armas de alto poder es la aprobación de un tratado internacional sobre el comercio de armas "a fin de evitar su desvío hacia actividades prohibidas por las normas internacionales".

Calderón precedió el discurso de su similar norteamericano, Barack Obama, y aprovechó la tribuna para tratar sobre la pobreza, el cambio climático y la situación de Palestina. Sobre este último tema, dijo que los palestinos merecen un lugar como miembro de la ONU, al tiempo que recomendó llegar a un acuerdo de paz duradero.

Finalmente, el mandatario mexicano destacó las tareas de reconstrucción del edificio de la ONU, "pero lo más importante es llevar profundas reformas al interior del organismo que termine con el burocratismo y vuelva a ser más eficaz".

En cuanto al tema de la pobreza, Calderón criticó a los agentes financieros que lucran con los precios de los alimentos de primera necesidad afirmando que anteriormente, los agentes financieros dedicaban 7% de sus inversiones a la compra de alimentos y ahora representa el 30% de sus inversiones.

"Es hora de poner límites a los que están detrás del hambre", dijo.

El presidente mexicano pidió aplicar medidas que preserven el medio ambiente, al tiempo que destacó los logros alcanzados en Cancún.

"Necesitamos avanzar en el protocolo de Kioto, que termina el próximo ano y comprometernos a cumplir con nuestras obligaciones para llegar fortalecidos a Durban, en Sudáfrica", precisó agregando que es posible un crecimiento sustentable respetando las normas ecológicas.

Sobre el tema de Medio Oriente, el presidente mexicano destacó el derecho de Palestina e Israel a coexistir aunque enfatizó que le tocará a la ONU impulsar una solución política y económicamente viable para ambas partes.

Finalmente, el mandatario mexicano destacó las tareas de reconstrucción del edificio de la ONU, "pero lo más importante es llevar a cabo profundas reformas al interior del organismo que termine con el burocratismo y vuelva a ser más eficaz".